viernes, 31 de diciembre de 2010

Feliz Año Nuevo

No os miento cuando os digo que aún no me creo que hoy se acabe este año. Lo cierto es que no puedo negar que ha sido un buen año. Ha estado cargado de nuevas experiencias y nuevos proyectos.
El año comenzaba en Madrid. Aun estaba en mi escuela y comenzaban nuevos proyectos como el Joven Ballet de Alcobendas, dónde tuvimos la oportunidad de trabajar con una gran coreógrafa además de poder actuar como una pequeña compañía. La verdad es que fueron muy buenos momentos: todas las actuaciones, nuestra aparición en el programa de Cuatro Fama ¡a bailar!... Me da pena que no haya durado demasiado. Casi todos los que lo comenzamos, o nos hemos ido de la escuela o hemos tenido problemas para continuarlo.

Este 2010 estuvo cargado también con una mala lesión de mi aductor. No sé si os acordaréis de la lata que me pudo dar esta lesión. Duró casi hasta finales de Marzo y había comenzado el año anterior. Por suerte ahora mi aductor está muchísimo mejor, y todo se lo tengo que agradecer a todos los profesionales, fisioterapeutas, osteopatas, médicos..., que me han ayudado en el proceso de curación. Gracias-

También, conocí a Joselu alrededor de febrero. Fue bonito mientas duró y por suerte aún seguimos hablando y somos amigos. Una gran persona que ha aportado mucha felicidad a mi vida y que me ha enseñado muchas lecciones y formas diferentes de ver las cosas.

Comenzado Julio, daba comienzo las cinco semanas del intensivo de verano en el Boston Ballet School. Unas cinco semanas que me han valido para que ahora esté aquí, viviendo en Boston, rodeado de geniales profesionales de los que estoy aprendiendo muchisimo. Fue un cursillo impresionante, tanto o más como el del año pasado en School of the American Ballet. Lo cierto es que pude disfrutar muchísimo más este cursillo debido a que ya poseo más experiencia.

Tras el cursillo, volví a Madrid al cursillo de la Escuela de Víctor Ullate -mi escuela-. Mis planes eran estar dos semanas allí. Lamentablemente, al final de la primera semana me caí por las escaleras y tuve un gran esguince que ha durado hasta hace unas cuantas semanas atrás. Aún no está perfecto pero toco madera para que las cosas sigan mejorando. Al menos ahora ya estoy tomando clase y esas cosas. Me vale.

Me da pena no poder pasar el año nuevo con mi familia. Pero no me queda otra alternativa. Hoy tengo la última actuación de Cascanueces, a las 19:30h...y después todos preparados para un nuevo año. Ya he comprado las uvas y ya lo tengo todo preparado (más o menos).
Feliz Año Nuevo a todas aquellas personas que me leen: amigos, familiares y todos los demás. Muchísimas gracias por vuestros comentarios y todo vuestro apoyo en la gran mayoría de las ocasiones.

lunes, 27 de diciembre de 2010

Y sigue nevando

Como ya adelantaba ayer. La ventisca sigue su curso, y sigue nevando. Me he levantado esta mañana y la nieve me llega por las rodillas. Tengo que ir al fisio esta mañana y aún no sé cómo narices lo voy a hacer.
Apunte personal: Hacer muñecos de nieve es extremadamente complicado. Mi intento, completamente fallido.

Os dejo las fotos que me he sacado esta mañana para que veais que no miento.

Locura de nieve en Boston

Nada más salir del tearo, me encuentro con que no puedo coger el metro y tengo que caminar hasta a casa con este día. Increible y una locura al mismo tiempo.
Os dejo unos videos que grabé durante el camino.

video


video

domingo, 26 de diciembre de 2010

Oh Extraña Navidad

Ya sólo quedan unas horas para que la Navidad se termine y comience la espera a que este año 2010 termine y comience un 2011 lleno de nuevas aventuras y experiencias -si pueden ser buenas, mejor-.
Pero, no puedo dejar este día navideño sin contar cómo han sido mis primeras navidades en el extranjero. En una palabra: raras.

Todo comenzaba ayer, viernes 24 de Diciembre. Tras el matinee de Cascanueces, pude venir a mi casa. Iba a ir a una cena de Nochebuena, por tanto tenía que llevar algo. Se me ocurrió hacer cupcakes y galletas para llevar de postre.
Comencé por las cupcakes. Resultado final: un desastre -sólo la primera horneada-. No había que poner tanta cantidad en los moldes... Pero, ¡en ningún sitio decía eso! ¿Cómo iba yo a saberlo?
Me pasé toda la tarde -llegué algo tarde a la cena, por supuesto- cocinando y nada salía como mi mente esperaba que saliese, así que cesé mi intento y comencé a ducharme y a arreglarme para ir a casa de mi amiga María.

Ya había terminado de vestirme, metido todos los postres en unos tupperware y cogido todos los regalos, mientras María no paraba de enviarme mensajes al teléfono preguntándome dónde estaba. -Lógico. Ya llegaba media hora tarde y todo el mundo estaba esperando por mi-.
Salí volando hacia su casa y por fin llegué. Todo estaba muy navideño decorado y en la calle hacía un frío horroroso.
Había bastante gente, de la compañía y familiares de su compañera de piso. Todos portugueses. Y ahora es dónde comienza la descripción de rarezas de esta cena: En primer lugar; no había una mesa dónde sentarse. Simplificando, no nos íbamos a sentar alrededor de la mesa, sino que habría mesas con comida en plan picoteo. ¿Dónde se ha visto esto?.
Conclusión, grupos: el de los portugueses y el de los no-portugueses.

La comida, sin embargo, estaba bastante bien. El padre de la compañera de mi piso de mi amiga María hizo un pavo, un arroz con gambas y queso, más todo lo que había para picar y eso... No estaba mal.
Más tarde el hombrecillo se dispuso a encender la chimenea para darle un toque navideño y rústico a la velada. ¿En qué momento le dejamos hacer eso?.
Mientras preparaba todo el material, se le veía con poca experiencia en encender chimeneas, y así fueron los resultados: una humareda en el interior de la casa. -No saltó la alarma de incendios de milagro-.
María y yo, aburrido y asfixiados por el humo, decidimos marcharnos a mi casa. Dormimos aquí y hoy, 25 de Diciembre por la mañana, tuvimos una navidad muy hogareña.
En primer lugar, nos levantamos algo tarde, nos vestimos -cada uno con nuestras nuevas prendas que nos habíamos regalado el uno al otro- y salimos a la calle a dar una vuelta por el helado y nevado Boston. Estuvo bien, pero hacía demasiado frío.
Después volvimos a casa, y nos hicimos unos huevos fritos con patatas que me supieron a gloria, para continuar con una velada de películas de Alfred Hitchcock.

En general, unas navidades raras alejado de la familia. A ver que me espera para el año nuevo...


viernes, 24 de diciembre de 2010

Christmas.

Y ya por fín llega el día. Navidad está ya a la vuelta de la esquina. Nochebuena está a punto de comenzar al otro lado del océano, y aquí aún son las 10:00h de la mañana. Mis primeras navidades separado de toda mi familia. Y encima las primeras navidades que se celebrarán en mi casa. Eso va a ser un poco raro.
Sin embargo, estoy feliz. Y deseo que todo el mundo pase las mejores navidades que se pueden desear. Yo aún tengo una actuación hoy. Después pasaré la Nochebuena y Navidad con mi amiga María.

No me voy a alargar mucho más -principalmente porque me tengo que ya-, sólo deciros que Feliz Navidad.
Disfrutad de ella.

viernes, 17 de diciembre de 2010

Breve inciso informativo

Ya se acercan las navidades. Y la cuenta atrás para que se acabe Cascanueces se hace más corta -la verdad que cuarenta actuaciones cansan.... sobre todo cuando haces siempre lo mismo-.
Más o menos ya tengo lo regalos de todo el mundo. Aún me faltan los últimos detallitos, pero está todo controlado.

Me alegro mucho de que casi toda la gente que ha recibido mis postales, le hayan gustado. La verdad es que envié como unas 38 postales en total. Escritas cada una de ellas con todo mi corazón para todas aquellas personas que quiero. Gracias a todos por estar siempre ahí.

Tengo que añadir, que mi tobillo está muchísimo mejor. Ya estoy haciendo clases completas, y acudiendo a todos los ensayos. Gracias al cielo parece que la cosa va mejorando. No está perfecto, pero al menos puedo tomar clase. Sigo con tratamiento y haciendo un montón de ejercicios para fortalecer el tobillo al máximo.
Ahora sólo es cuestión de tiempo que deje de doler completamente. Para ese entonces ya me habrá empezado a doler otra cosa.... Esto funciona así: siempre te tiene que doler algo.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Black Swan


Ayer, tuve la oportunidad de poder ir a ver Black Swan, un thriler psicológico protagonizado por Natalie Portman y Mila Kunis, que describe la vida de una bailarina del New York City Ballet que consigue obtener el papel de Swan Queen en el ballet Swan Lake que presenta en la nueva temporada. Sin embargo, es perfecta para el cisne blanco, pero no para el cisne negro. Aquí comienza una obsesión por una perfección absoluta, en la vida de un artista.

La película me ha gustado sobre todo, porque refleja de una manera muy realista y sin tapujos como puede llegar a ser la vida de una bailarina o un bailarín clásico. Los dolores, las rutinas diarias, el sufrimiento de no conseguir lo que ansías...

Os invito a ver la película. En España tendrá estreno el 28 de Enero. No quiero hablar mucho porque sé que acabo contando la película. Os dejo el trailer. A mi esta película me huele a Oscar. No os digo más.


lunes, 29 de noviembre de 2010

domingo, 28 de noviembre de 2010

Millonario acción de gracias

Mi acción de gracias fue un acción de gracias bastante particular. Si no hubiera sido por mi amiga María, hubiera cenado solo.
Pero, para eso están los amigos.

Todo comienza cuando la mujer que le alquila el piso a María -super rica, por cierto- la invita a su cena de acción de gracias en su casa de Newton. María acepta y pregunta si puede llevar a un invitado. La respuesta fue un sí, y así me convertí en el invitado de María en la fiesta.
El jueves por la mañana, me desperté pronto. Me duche, desayuné y me arreglé para acudir a casa de María, dónde nos recogería esta mujer alrededor de las 12:00h. Al principio pensé que nos vendría a buscar en una limusina, pero vino, cómo no, en un Audi muy nuevo, muy moderno y sobre todo: muy caro.
La verdad es que la mujer era muy maja. Al menos se portaba muy bien conmigo.

El trayecto fueron unos quince minutos, ya que esta mujer pisaba el acelerador como quien pisa un insecto. Así que llegamos bastante rápido.
La casa por fuera tampoco es que fuese una maravilla. Era bonita, pero no parecía tan grande como me esperaba -yo iba con ilusiones de una gran mansión con sesenta habitaciones, etc... pero no.-
No obstante, esperad, que aún no habíamos entrado.
La mujer nos acompañó a la puerta y por fin, dimos el primer paso al interior de la casa. Nos encontrábamos en un precioso recibidor, dónde pudimos dejar nuestros abrigos y bolsos en un armario específicamente diseñado para eso. Una vez terminado, comenzamos a entrar en la casa.
Atravesamos un largo pasillo, pudiendo ver a la izquierda un enorme salón con siete grandes sofás y una enorme televisión, para dar paso a lo que más me impresionó de la casa: la cocina. Os juro que sólo la cocina era tan grande como toda mi casa. Sin palabras. Impresionante. Y además estaba preciosamente decorada. No se trataba de una cocina de estas modernas. Era moderna, pero tenía un toque rústico con mucho gusto, y si ya a eso le sumamos los cinco hornos, las múltiples neveras secretas en cada armario, más la gran mesa del centro de la cocina....

Lo siguiente que nos mostró en nuestro tour por la casa fue el salón original de la casa, ya que la habían ampliado y toda la parte de la cocina y el primer salón que habíamos visto era nuevo.
Este era aún más bonito, con un piano de cola y una gran chimenea en el centro. A la izquierda del salón una puerta doble, daba la entrada al salón comedor dónde más tarde cenaríamos con toda la familia, que también estaba conectado con la cocina.

Tras ello bajamos al piso de abajo, dónde nos enseña una sala con una mesa de ping-pong, otra sala completamente acolchada para que los niños jugasen con los videojuegos y ella no pudiera oír nada, un pequeño gimnasio, con su propio vestuario, sus duchas, su baño turco...
Seguíamos bajando y recuerdo que nos había dicho que tenía una piscina interior. Cuando nos dijo esto pensé en una piscina mas o menos pequeñita. Pues no. Una piscina olímpica en el interior de la casa con un enorme jacuzzi al lado.
Cuando más tarde pudimos meternos en la piscina y en el jacuzzi, pude darme cuenta de que aún era más impresionante: luces de colores en el interior de la piscina, altavoces en el interior para poder oír la música debajo del agua...

Toda la casa estaba controlada con un mando a distancia táctil, que controlaba la música de cada habitación, la luz y su intensidad, las puertas.... Alucinantemente alucinante.

La cena, por supuesto una maravilla: dos pavos, puré de patatas, cebollitas fritas, un montón de verduras que no tengo ni idea de lo que son, salsa, unas setas raras.... y un sin fin de cosas típicas de acción de gracias.
Fue una buena noche. Luego nos llevaron a casa, muy gentil por su parte.

Y ahora aceleramos el día a ayer por la mañana. Tuve ya mi segundo show del Cascanueces. El estreno salió genial el viernes y la actuación del sábado fue también perfecta. Cada vez se siente uno más seguro en el escenario.
Así que después del show, me decidí a cocinar el pavo que había comprado y que no había podido cocinar para acción de gracias.
Y así fue que pasé toda la tarde junto con Evan, haciendo el famoso pavo de 16 lbs. Era enorme. Pero la verdad es que nos salió genial. Hemos grabado un vídeo que proximamente editaremos con todos los momentos graciosos en la preparación de este famoso pavo.
Os pongo algunas fotos:


jueves, 25 de noviembre de 2010

Rata. Gracias. Pavo.

Los ensayos de Cascanueces ya han comenzado. Antes de ayer tuvimos nuestro primer ensayo en escenario, con los trajes, los decorados y por decirlo de alguna manera, "todo el personal".
El caso es que los trainées somos ratones (Mice). Nuestro traje es inmenso. -Inmensamente incómodo y pesado también-. Y ya no hablemos de la cabeza que tenemos que llevar.
En general, que se trata de una escena en la que hay demasiada gente en el escenario, demasiadas acciones diferentes y muy poca luz. Perfecto. Porque con el traje y la maldita cabeza no ves absolutamente nada.
Como comprenderéis el primer ensayo, dónde de repente te empiezan a gritar por las patas: "Move, move! Furniture is comming into the stage!". Y no sabes hacia dónde moverte porque nadie te había dicho que un gigante cheslong entraba en el escenario por el lado en el que tu tienes que estar bailando, fue un caos. No obstante fue divertido de lo caótico que pudo llegar a ser.

Pero no tenemos muchos más ensayos. Ayer tuvimos un nuevo pase, el cuál ya salió mucho mejor y el viernes es el estreno. Y yo soy primer cast. Y va a salir bien como que me llamo Alberto. Por muy pesado, incómodo y sin visibilidad que sea el traje. Ya me sacaré algunas fotos y las colgaré porque la verdad es que es bastante cómico. Están muy logrados.

Y hoy, día de fiesta en Estados Unidos. Acción de gracias -Thanksgiving-.
En un principio no tenía dónde pasarlo ya que mi compañero de piso ya había hecho planes por su cuenta. Pero una chica de Boston Ballet II, española, con la que me llevo muy bien me ha invitado a ir con ella a casa de la que le alquila el piso.
Y aquí comienza una nueva historia: Resulta que esta mujer es multimillonaria, así que iremos a su mansión -o lo que sea-. También da la casualidad de que esta mujer es muy amiga del director de la compañía ya que es una de las principales donantes de dinero al Boston Ballet, por tanto me conviene estar en esta cena.
Me estoy acordando de cuando la conocí el otro día en casa de mi amiga María. Venía a enseñarle el piso a una chica nueva, ya que una de las habitaciones aún está libre y necesita alquilarla. María, muy amable, me la presenta y le dice que voy a ir a la cena.
Ella se muestra encantada, y no se olvida de recordarnos que llevemos el bañador que tiene una piscina interior y un jacuzzi. UNA PISCINA INTERIOR! Mi sueño hecho realidad.
En unas horas nos vendrá a buscar en su limusina -esto de la limusina me lo estoy inventando, pero suena muy bien y soñar es gratis-. Mi primer acción de gracias, y va a ser un acción de gracias de lujo. ¿Qué más se puede pedir?

Se me olvidaba decir que he comprado un pavo. Aún no sé cuando lo voy a cocinar ni cómo. Ya sé que tendría que haberlo cocinado para hoy, pero creedme, ayer salí del ensayo a las 23:00h de la noche. Hoy estoy bastante cansado, pero no tengo clase y es acción de gracias, así que hay que ser positivo y estar feliz y fuera de todo cansancio.

sábado, 13 de noviembre de 2010

Una terrorífica noche

Lo cierto es que me fui a la cama bastante tarde. Estuve hablando por teléfono con Evan hasta la 01:00h de la mañana. Y para cuando colgué y decidí acostarme, las cosas ocurrieron deprisa. Estaba demasiado cansado.
Todo estaba ocurriendo como cualquier otra noche hasta que a las 03:00h de la mañana un ensordecedor pitido me despierta. Nada más despertarme me encontraba en uno de estos momentos en los que todo parece raro y no sabes muy bien lo que está pasando.
El caso es que el pitido era demasiado para poder soportarlo y seguir durmiendo, así que salí de mi habitación a investigar de dónde venía el pitido.
Al otro lado de la puerta el pitido era aún peor. Más alto y más agudo. No sabía qué hacer, así que entré en la habitación de Connor para preguntarle si él también estaba oyendo lo mismo o yo me estaba volviendo loco de remate. No estaba allí. ¿Qué iba a hacer yo ahora?
Volví a mi habitación, abrí la ventana y me asomé a ver si podía oír algo o ver algo. Todas las ventanas de mi edificio tenían las luces encendidas.... eso quería decir que todo el mundo se había despertado por el mismo pitido -¡uf! no estaba loco-.

Desesperado, decido abrir la puerta principal del apartamento y asomarme a ver que ocurre por los pasillos. Yo vivo en el bajo, y desde mi puerta se puede ver la entrada principal del edificio.
Nada más abrir la puerta, todo es un caos al otro lado. Lo primero que veo es gente corriendo y un olor a humo impresionante. Miro hacia la entrada principal y veo unas luces rojas. Claramente, los bomberos estaban aquí. El famoso pitido no era más que la alarma de incendios.
Misterio resuelto. En ese momento me sentí mucho más relajado, hasta que me cercioré de que ¡coño!, ya sabía de dónde venía el pitido pero ahora había algo más serio e importante entre manos -os digo que estaba medio adormilado, no estaba utilizando todo mi cerebro-.

No sabía que hacer así que cerrar la puerta de mi apartamento y correr a esconderme en mi habitación fue un acto reflejo.
Estuve allí unos cuantos minutos. Cada vez oía más pasos, más gente y más ruido. La verdad es que en este momento ya estaba bastante asustado, porque no tenía ni idea de qué hacer. Así que vuelvo hacia la puerta de mi apartamento y me dispongo a abrirla por segunda vez. Un bombero que pasaba por delante de mi puerta me grita qué qué hacía ahí parado, que evacuase como todo el mundo.
Así que descalzo, en pijama y con mi móvil en mano salgo a la calle.

Minutos después parece que el drama ya ha pasado y todos volvemos a nuestros respectivos apartamentos. Yo vuelvo a la cama, olvidándome de todo y dándole vueltas a que sólo me quedaban dos horas más de sueño hasta que me despertase para ir a danza. Ya me habían vuelto a fastidiar la noche.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

De lo malo a lo bueno

De lo malo siempre se puede obtener algo -no siempre, pero la gran mayoría de las veces-. El caso es que hoy, en teoría, debía haber tenido una cita con el nuevo Physical Therapy al que estoy yendo. Sin embargo la he tenido que cancelar en cinco segundos -cosa que no me ha gustado nada. Hubiera sido mejor cancelarla al menos con 24h de antelación- ya que el horario de ensayos para hoy y mañana lo han publicado hoy. Y resulta que tenía ensayo de 16:00h a 17:00h.
Lo cierto es que me molestó bastante que no me dejasen faltar al ensayo para ir al fisio, porque de verdad necesito estas citas, y tienen un horario muy ajustado así que no es posible posponerla para el mismo día. Necesito estas sesiones, porque necesito el tratamiento para poder curarme por completo de mi tobillo. Y empezar un tratamiento y no seguirlo como debe de seguirse es como no estar siguiendo ningún tratamiento, algo que me está comenzando a sacar de quicio. Ya que publican los horarios con muy poca antelación, que no puedes ni planificar tu horario. Porque podía haber puesto el ensayo más tarde.

El caso es que lo tuve que cancelar, así que no le voy a dar más vueltas. Sin embargo, aproveché para pedir cita con el fisioterapeuta del Boston Ballet, ya que los martes es el único día en el cual los trainees podemos acudir al fisio -lo sé, lo sé, es una estupidez, pero así son las cosas aquí-. Sabía que no me iba a servir de nada, ya que son sólo veinte minutos de sesión, así que aproveché para llamar a mi quiropractico y profesor Mr. Legate, para ver si me podía ver hoy. Y así fue. La verdad es que este hombre sabe muchísimo y me ha ayudado muchísimo también.

Después de la cita, me preguntó que si tenía algo que hacer alrededor de las 19:00h. Le dije que no, y me comentó si me apetecía atender a una charla que iba a dar en la misma clínica sobre colocación de la columna vertebral y la quiropractica en general.
Estuvo muy interesante, a pesar de que éramos pocas personas. Había comida, pero yo no tenía mucha hambre ya que entre la cita y la charla había ido a un Burger King a comprar algo -a veces uno no se puede resistir a la comida rápida-.

Al final de la charla hubo un pequeño sorteo de uno de estos especie de cojines que colocas en las sillas para mantener una buena posición de la espalda. Había que decir un número del 1 al 20, y yo acerté, mira tú que casualidad.
Así que ahora mismo estoy aquí sentado en una perfecta posición vertebral.

martes, 2 de noviembre de 2010

This is Halloween

Como todos sabemos, Halloween es una cosa de América. Se está empezando a celebrar cada vez más en España debido al gran influjo sobre nuestra cultura que tiene la gran potencia mundial que es Estados Undidos.
He vivido mi primer Halloween americano y he de decir que ha sido una pasada. Antes de nada, deciros que esto es Boston, es una ciudad y no hay niños que vayan por las casas pidiendo caramelos. Eso ocurre más en los vecindarios de casas, más afuera de la ciudad.

Empecemos por el principio. Mi Halloween iba a ser el sábado, ya que al tener clase el lunes nadie iba a salir un domingo por la noche -a no ser que estés loco-. En primer lugar tendría una cita a las 21:00h en un restaurante de comida china con un chico.
Estaba nerviosísimo, pero la verdad es que todo salió muy bien, a pesar de que fue uno de estos días en los que el restaurante es un caos: camareros cayéndose y tirando todos los platos, lámparas que se caen, recipientes para salsas que vuelan por los aires, y "pajitas" que aparecen misteriosamente en tu comida.
Tras ello, yo ya había dejado mi disfraz y todas mis cosas en casa de este chico, a dónde iríamos tras la cena para cambiarnos e ir a la fiesta de la hermastra de mi compañero de piso.

Yo iba vestido de Cupido. Unas alas blancas, un arco y una flecha con un corazoncito, pantalones blancos, y todo el cuerpo cubierto de spray plateado y brillantina, así como el pelo.
Y Evan, así se llama el chico iba a ir de diablo. Si os digo la verdad, no sabía de que se iba a disfrazar él, pero no pensé que nuestro disfraces iban a pegar tanto.
Pero, ¿para qué sirvió esto? Pues para que todo el mundo me dijese que era un ángel, y yo tuviese que explicar que en realidad era Cupido.

La fiesta estuvo bien. Un poco caótica y bueno, los americanos no saben hacer fiestas en condiciones si comparamos todas las fiestas a las que he ido -dos- con las fiestas españolas. Sin gota de comparación. Pero me lo pasé muy bien.
Luego se quedaron bastante gente a dormir a mi casa y al día siguiente Evan me invitó a ver Sweeney Todd en el Boston Conservatory.
Evan estudia teatro musical en el Boston Conservatory, de ahí que me llevará ahí. Ya se que no lo puedo contar todo, pero poco a poco.

Aquí os dejo algunas fotos:
Yo, de Cupido. :)

Evan y yo.

Evan y yo, de nuevo.

sábado, 30 de octubre de 2010

Tacto de zombie

Los ensayos de escenario de La Bayadère ya han comenzado esta tarde. Sin embargo volvamos a unos pocos días atrás.
Yo me encontraba en mi segunda technique class, con Ms. Drayer. Normalmente siempre se ve uno mejor en la segunda clase del día -en este caso digamos que era la cuarta clase del día, tras haber tomado la primera technique, men's y paso a dos-. Así que estábamos en la barra. Mi tobillo se encuentra bajo los efectos de unos cuantos antiinflamatorios, así como una tobillera y taping. Eso quiere decir que todo lo que ocurre en mi tobillo debería de, más o menos, no sentirlo. Aún así lo siento casi todo.
Ya me estoy yendo por los cerros de Úbeda; en la barra. Y llega el momento de un promenade en-dedans en attitude y en relevé. Algo sencillo. Pero si tenemos en cuenta que no estoy girando sobre el tobillo izquierdo... un promenade es como una pirueta pero controlada -tengo la barra al lado- y más lento. Sin embargo, no sé que hago pero noto como un tirón en el tobillo. No le di más importancia y continué la clase hasta que comenzaron los saltos que es dónde me estoy parando ya que aún no puedo saltar.

Llego a casa, andando con bastante dolor. Me quito todo el taping, y la tobillera. Y me encuentro con mi tobillo como una pelota de tenis de grande. En ese mismo momento lleno la bañera de agua caliente -más bien ardiendo- y una pota con agua fría a la que le añado hielo: baños de contraste. Me los recomendó el fisio y la verdad es que son una maravilla en este tipo de casos. Acaban con toda la inflamación, y así fue. Después le puse hielo antes de acostarme.

Sin embargo al día siguiente, es decir, ayer todavía me dolía bastante incluso al caminar. Así que por una vez en la vida he vuelto a ser inteligente y he pedido permiso para poder ver la clase en lugar de hacerla ya que consideraba que mi tobillo no estaba en condiciones de soportar ni siquiera una barra. No hubo ningún problema.
Y eso mismo ocurrió hoy. Ahora mismo le estoy poniendo hielo.
No obstante el día de hoy fue un poco más diferente.

Tal y como venía aconteciendo al comienzo de la entrada, los ensayos en el Boston Opera House de La Bayadère, daban comienzo esta tarde. Así que después de la clase me dirigí con mis compañeros al ensayo.
Antes de nada he de decir que desde que mi tobillo está tan mal -no este último suceso, sino el último largo período de malestar- he dejado de hacer los ensayos y sólo estoy marcando las cosas, ya que quiero curarme.
Eso conlleva a que ya no salgo en La Bayadère, cosa que creedme me duele en el alma, porque estaba dentro del cast. De todas maneras tengo que seguir yendo a todos los ensayos, incluso aquellos que son en el teatro. Así que, cómo no, fui allí y me senté. Vi el ensayo, como toda la gente de mi clase, ya que no nos utilizaron para nada. -A veces me pregunto para qué narices nos querrán allí si es que en realidad no vamos a salir nunca.-

Al final del ensayo, fuimos a hablar con uno de los que nos pasa los ensayos a nosotros para preguntarle cómo hacíamos el sábado, ya que el ensayo del segundo acto comienza a las 11:30h y nosotros terminamos nuestra clase de los sábado a esa hora.
Su respuesta fue: "Todos, menos tú (señalándome a mi) tenéis que venir al teatro a tomar la clase de la compañía. Tú (señalándome de nuevo) vete a la clase normal y haz ejercicios para el tobillo y luego ya vienes para aquí."
Osea, ¡manda cojones!. ¡Cabrón! El tacto te los has dejado en el baño cuando has ido a mear, guapito.
No os podéis imaginar como me ha jodido eso. Es que no sé ni para que narices voy a ir después al ensayo si total, no voy a poder hacer nada ni aunque ellos quisiesen que lo hiciese.

domingo, 24 de octubre de 2010

Boston Ballet:: Noche de Estrellas

Megan Gray in George Balanchine's Rubies (C) The George Balanchine Trust. Photo by Sabi Varga, (C)Varga Images.


Ayer fue la esperada Noche de Estrellas del Boston Ballet, en el Boston Opera House. Yo ya había ido al ensayo general el día anterior así que sabía más o menos lo que se iba a bailar, quién lo iba a bailar y cómo fueron los cambios después en el estreno.
El caso es que saqué la entrada muy tarde. Pero pagué bastante y conseguí un asiento en el patio de butacas. Y aquí empieza lo bueno.
Estoy en el teatro, viendo como pasa y se sienta todo el mundo, saludando a la gente que conozco -profesores, amigos, bailarines... -. Corría el rumor de que, ya que uno de los artistas invitados era Wendy Whelan, primera bailarina de New York City Ballet, que Daniel Ulbricht, otro primer bailarín del New York City Ballet.
El caso es que le veo pasar por el pasillo del patio de butacas buscando a la acomodadora para que le indicase dónde estaba sentado. ¿Y a que no sabéis dónde estaba sentado? ¡A MI LADO!

No os podéis imaginar lo nervioso que me puse, no sabía si decirle algo en plan: "Hey! Are you Daniel Ulbricht?" o si decirle "hola" sin más. No sé. Pero sólo estaba deseando que terminase la primera parte para poder ir a contárselo a toda la gente de la escuela que estaba en la actuación esa noche.
Se lo conté también a algunos de mis profesores. Y uno de ellos, con el cuál me llevo muy bien me dijo que le conocía, que eran amigos. Así que me dijo que si quería que me lo presentase, y así fue. En mi vida he estado tan nervioso. El caso es que a partir de ese momento empezamos a hablar. Me empezó a hacer preguntas, que si de dónde era, que qué hacía aquí, que si le encantaba España....

Una experiencia inolvidable. Y la gala....oh! la gala. Una maravilla.
La gala comenzó con el principio del tercer acto de La Bayadère, El Reino de la Sombras (The Kingdom of the Shades). Una obra maestra de coreografía para un cuerpo de baile, así como una maravilla de música por Ludwig Minkus. Es también una de las piezas más duras a nivel de técnica, añadiendo que todo ha de estar finamente sincronizado.

Después llega el momento de Tarantella, de Balanchine ((C) The George Balanchine Trust). Un ballet corto pero realmente intenso. La verdad es que fue una pasada. Y sin duda me parece una de las piezas más duras a nivel de resistencia. Ya que son como 8 minutos sin parar de saltar y en el caso de la chica de girar, etc...

Sin duda lo que más me impresionó, Le Corsaire Pas de Deux. Por mi querida Adiarys Almeida y mi ídolo Josheph Gatti. No puedo decir nada más sobre esto. Sencillamente impresionante. Gatti, para mi uno de los mejores bailarines de la compañía, con una presencia escénica que ya quisiera tener mucha gente y Almeida con esos interminables giros y esas complicaciones típicas de sus variaciones.... no tengo palabras.

Le tocaba el turno a una de las coreografías de Helen Pickett. Así como a uno de los pryectos del coreógrafo residente Jorma Elo, Plan to B. Una maravilla de coreografía, con una preciosa música en directo. Algo destacable: el movimiento de Whitney Jensen. En mi vida he visto a una mujer moverse tan rápido y tan perfectamente.

Tras el intermedio volvíamos a Balanchine, con Scherzo à la Russe((C) The George Balanchine Trust), así como Apollo ((C) The George Balanchine Trust) y para terminar Theme and Variations ((C) The George Balanchine Trust). La verdad es que no podíamos tener un mejor final, con Misa Kuranaga y James Whiteside acompañados por Tchaikowsky... sin duda uno de mis ballets favoritos de Balanchine. Os prometo que estaba saltando de la emoción en el asiento -a saber que impresión le habré causado a Mr. Ulbricht-.

Y cómo no, la preciosidad de paso a dos por las dos estrellas invitadas. En teoría iban a ser dos bailarines de la Ópera de París, pero ya sabéis que hay una huelga de transporte en Francia y les ha sido imposible venir. Así que como estrellas invitadas estabas Wendy Whelan (New York City Ballet) y Damian Smith (San Francisco Ballet).
Bailaron After the Rain, coreografía de Christopher Wheeldon. Digamos que este paso a dos se ha convertido en la firma de indentidad del coreografo debido a su sutileza y delicadeza. Sencillamente glorioso.

Una maravilla de gala. Felicidades a toda la compañía del Boston Ballet y Boston Ballet II, así como a su director artístico Mikko Nissinen.

martes, 5 de octubre de 2010

Toc, toc hospital.

Por fin ya he tenido mi cita en el Children's Hospital. Me he levantado muy pronto para poder llegar a la hora, y he llegado demasiado pronto a la cita. En teoría debería de haber estado allí a las 09:00h, pero llegué sobre las 08:15h. Lo cierto es que no había contando con que estaría tan cerca de mi casa la clínica.
En un primer lugar me atendió una enfermera, la cual me midió y me pesó. Me hizo quitarme los zapatos y sentarme en la camilla de la sala tres a la espera del doctor.

Diez minutos mas tarde aparece uno de los doctores que trabajan con la doctora que en teoría me iba a tratar. No recuerdo su nombre pero era realmente majo. Me empezó a hacer numerosas preguntas. Y prosiguió al examen físico, no sin antes pedirme que le especificase dónde me dolía exactamente.
Tras ello, volvió a dejarme solo en la sala esperando por la doctora.

Otros diez minutos más tarde, entran los dos en la sala. Ella majísima y guapísima también, lo que primero que me dice es que dónde he aprendido tan buen inglés -me sentí alabado, la verdad-. Le dije que en España, en el colegio. Ella me dijo que había estudiado español en su escuela pero que ni por asomo podía hablarlo fluidamente...
Me realizó otro examen físico y me dijo que iban a realizarme unas radiografías, para asegurarse de que no había nada relacionado con los huesos de la articulación.

Así que pasé a una nueva sala dónde una mujer, también super amable -todo el mundo era encantador- me hizo las radiografías.
Cuando pude verlas, la doctora me explicó de que todo estaba perfectamente en la articulación, así que ella cree que tengo una tendinitis (grande) del tendón peroneo.

Tratamiento: Como dirían ellos "take it easy". Tengo que tomarme las clases con más calma, y hacer incluso menos de lo que estaba haciendo hasta ahora. Si después de esta semana de más reposo y de los ejercicios que me ha mandado, así como el hielo, los baños de contraste y un medicamento que me ha recetado, no ha mejorado o no noto que ha mejorado que la llame o le envíe un email para realizar una resonancia.

El otro problema así, que voy a ser franco, "me ha estado tocando los cojones". Es el seguro médico. Yo tengo un seguro en Sanitas, y en teoría estoy cubierto en este hospital, ya que lo he estado mirando en la propia página de Sanitas.
Sin embargo, como ellos no han sido los que han organizado la cita, sino que ha sido el propio Boston Ballet quien lo ha hecho, no se hacen cargo de esos gastos. Ni siquiera pidiendo yo la factura y enviándosela a ellos me realizarían un reembolso de la cantidad -bastante elevada por cierto-.
Así que mi hermano mayor, con su buen corazón me ha creado un seguro en dos días. Sin embargo, hemos tenido problemas ya que tampoco me lo cubre. Nos dicen que, como el esguince ocurrió antes de que yo estuviera cubierto por este seguro, que ellos no se hacen cargo de estos gastos.
Así que, digamos que he tenido que pagar la consulta. Y si finalmente tengo que hacerme una resonancia, supongo que también tendré que pagarla. Vamos, una p**a mierda.
En qué maldita cabeza entran estas cosas.
Esta es una de las cosas que más odio de América. Es una situación egoísta con el resto del mundo. Ya que si ellos vienen a España y les pasa algo, van a estar cubiertos si van a un hospital español a tratarse, y no están pagando ningún tipo de impuesto por ello. Sin embargo, yo estoy pagando esos impuestos y a la vez tengo que volver a pagar aquí, ya que la mierda de seguro no me lo cubre.
Como podréis observar esto me está sacando de quicio. Pero bueno ahora ya no se puede hacer nada. Al menos para todo lo que me pase a partir de ahora, estoy cubierto, en teoría.

domingo, 3 de octubre de 2010

Early morning


El día ha comenzado temprano. En un primer momento mi primera clase (Men's Conditioning) empezaría a las 10:00h. Sin embargo debido a una charla de nutrición que tendríamos este sábado la clase comenzaría una hora primero. Y así fue. Una dura clase de acondicionamiento a las nueve de la mañana. Aquello con lo que todos y cada uno de nosotros sonábamos el día anterior.
Fuera de bromas la clase estuvo bastante bien. Lo cierto es que es la única clase que puedo terminar sin tener que sentarme en cuanto comienzan los saltos... Excepto pilates y paso a dos.

Después tuvimos una charla sobre nutrición. Estuvo bastante bien. Se dijeron muchas cosas que ya sabía pero también muchas otras que no sabía. Sin embargo la mujer que daba la charla era demasiado sarcástica para mi gusto. Al principio tenía su gracia pero llega un momento que dices "Ey, tú....para".

Al finalizar la charla tuvimos una clase junto con Boston Ballet II en el Estudio 7 y por fin pude venirme a casa. La verdad es que estaba cansado, me había esforzado al máximo en Men's Conditioning y eso te pasa factura.
Ya estaba en casa y todo parecía un nuevo mundo. Estoy solo en estos momentos ya que me compañero se ha ido a la boda de su padre que se ha vuelto a casar. Así que tengo toda la casa para mi sólo. Lo cierto es que se está a gusto, para que voy a mentiros. Sin embargo a veces se echa de menos alguien con quien poder hablar o ver la televisión juntos, etc....
Para comer me hice un arroz con semillas de soja y jamón. Esta mal que lo diga yo, pero "¡Joder, que bien me salió!". Me estoy volviendo un cocinero de primera -si es que no lo era ya...-.

Tras la comida y varias conversaciones a través de Skype con mucha gente, me dí una buena ducha. Me vestí porque había quedado en volver a los estudios del Boston Ballet a recoger a unos amigos que salían a las 18:00h. Iríamos a una tienda que hay en Boston University a buscar un disfraz de Halloween. Fue divertido, aunque no encontré ningún disfraz que me gustase.
Mi compañero de piso y yo habíamos pensado en disfrazarnos de Batman y Robin. Él sería Batman y yo Robin, que me gusta más. Sin embargo estoy buscando uno de estos trajes musculados que se venden ahora, y no lo había en esta tienda.
No obstante, no me faltó ocasión para probarme todos los disfraces que pude de la tienda.

sábado, 2 de octubre de 2010

Reflexiones.

Hoy por hoy cabe decir que mi nueva vida a comenzado. No sé, lo cierto es que aún se me hace raro el no tener a nadie a quien cargarle el "marrón" encima y poder andar más ligero de problemas. No. Ahora es el momento en el que tienes que hacerlo todo por ti mismo. Claro que todavía tengo algo de ayuda, sino no habría sobrevivido este mes, pero día a día me doy cuenta de que esto llegaría de un momento a otro.
Toda persona adulta e independizada ha pasado por esto alguna vez en su vida. Y a mi aún me lo paga todo mi madre. Imaginaros si encima tengo que subsistir con un sueldo mileurista. Supongo que saldría adelante de la misma manera que lo estoy haciendo ahora.
No me gusta alabarme pero ¡coño!, ya ha pasado el primer mes y a pesar de múltiples disgustos y comederos de cabeza, aún sigo en pie.

El tobillo -como era de esperar, sino sería un tobillo cualquiera y no el mío- sigue dando la lata. De todas maneras ya he conseguido una cita en el hospital para que me hagan una resonancia -eso espero- y así, todos los fisios a los que estoy acudiendo puedan tratarme, ya que nadie se atreve a tocar mi tobillo por miedo a empeorar las cosas.

Los ensayos están yendo en general bien. Si borramos el ensayo de hoy.
Digamos que nos han colocado en una pieza, a unos cuantos de mi clase. Solos, sin nadie a quien seguir en una pieza que nunca habíamos ensayado. Como emprenderéis fue un caos. Pero lo peor de todo es que estaba todo el mundo en el ensayo, toda la compañía delante nuestro riéndose de estos malditos niñatos que no saben hacer nada.
Creedme ha sido el momento de más vergüenza que he pasado desde que he llegado, y no será porque no me pasan cosas vergonzosas con el ingles. No os podéis creer lo que me fastidió.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Hogar, nuevo hogar

Para aquellos que no han podido ver las fotos de mi nuevo piso en Boston, aquí van:


En primer lugar, mi habitación.

Mas de mi habitación

Y más aún


La cocina (con mi compañero de piso)

Y el baño



domingo, 26 de septiembre de 2010

Misterios de la vida

A veces pienso que todo me tiene que pasar a mi. No entiendo por qué no puedo tener una lesión sencilla como todo el mundo. En la cual reposas, lo tratas con un fisioterapeuta o un médico y en unas semanas estás perfecto.
No, a mi me tiene que ocurrir todo a lo grande. Siempre me tiene que pasar a mi todo aquello que nadie sabe lo que es; aquello en lo que se barajean millones de hipótesis que lo únoc que hacen es asustarme y las cuales no llevan a ningún sitio.
Estoy llegando a pensar que, o el mundo está lleno de fisios y médicos incompetentes o yo soy un chico con un cuerpo muy raro.

Todo esto viene a raiz -como seguro que todos estaréis pensando- de mi esguince. Sí, mi "esguince". Aquel que ocurrió hace ya exactamente seis semanas y él cual sigue dando la vara de una manera que comienza a desesperarme.

Llevo cuatro semanas en la escuela del Boston Ballet, y sólo estoy haciendo la barra y poco más de dos ejercicios del centro e incluso menos, depende del día.
Además ya han comenzado los ensayos de La Bayadère, y me están metiendo en muchos papeles con la compañía... y me da rabia tener que decir que no puedo saltar o que no puedo hacer algo, porque le van a dar mi papel a otro.

Hablando de ensayos. El otro día digamos que me dio un poco igual todo y me estaban poniendo en un ensayo de los grandes con la compañía. Definitivamente tenía que hacerlo, así que lo hice.
Estaba demasiado nervioso, tanto que se me olvidó quitarme los pantalones que uso para calentar. Así que termina mi parte y me viene uno de los repetidores de la compañía y me dice: "Excuse me sir, but we don't wear sweatpants in rehearsals". En ese momento quise que se me tragara la tierra.
De todas maneras creo que ese hombre me tiene manía. Ya es la segunda vez que me dice algo así.
La primera fue un día en el que él iba a darnos la primera clase de la mañana. En teoría la clase iba a comenzar a las 10:00h -según nuestro horario-, y yo tenía un cita con el fisioterapeuta a las 09:30h. Sería una cita breve. Me pondría tape en el tobillo y me lo trataría un poco, por tanto estaría perfecto para la clase.
Sin embargo, el día anterior nos dan un aviso de que la clase empezará a las 09:45h. Yo, no podía cambiar mi cita con el fisio porque no podía perderla. Además, que coño, la necesitaba y no estaba dispuesto a que no tuviera más huecos libres. Así que intenté subir un poco primero al fisio, pero al final entré a y media, como estaba previsto.
Llegué tarde a clase, así que me dirigí hacia el profesor para explicarle que estaba en el fisio y que lamentaba el llegar tarde. -A todo esto, yo le había dicho a uno de mis compañeros que hablara con el profesor y le dijera que seguramente llegaría un poco más tarde a la clase. Parece ser que nadie dijo nada-. El profesor me contestó: "We usually make our appointments with the PT earlier, so we don't miss the class".
Me jodió en el alma, pero no podía contestar nada, es el profesor. Así que me dirigí hacía mi lugar en la barra.

Pero ¡Dios mio!, ni siquiera habían terminado los pliés -el primer o segundo ejercicio que se hace en la barra-

viernes, 10 de septiembre de 2010

Boston's Labor Day

Lunes 6 de Septiembre de 2010

“Labor Day” o Día del Trabajador. Lo cierto es que no sé si coincide con la misma fecha que en España, pero no tengo clase. Me acabo de levantar, y me he puesto a intentar limpiar la ventana de la cocina, que desde luego estaba realmente asquerosa. No sé cómo hay gente que puede vivir con tanta suciedad. De todas maneras la “mierda” está tan pegada y lleva ahí tanto tiempo que es imposible que quede cómo una ventana nueva.

Después de intentar dejarla como una patena me he puesto a hacerme algo de desayuno. He cogido un bol y he cortado y limpiado algunas fresas. He añadido cereales, nata y azúcar. Como bebida, un zumo de naranja y desayuno listo.

Hoy tengo que hacer la colada porque no tengo ropa limpia. De todas maneras aún estoy esperando a que se despierte Connor. Anda que…. Se duerme el primero y se despierta el último.
No sé que me pasa estos días pero me despierto super pronto. A las 09:00h o 09:30h cada día. No le encuentro ninguna explicación lógica porque tampoco es que me vaya a la cama muy pronto que se diga. Ayer por ejemplo, estuvimos todo el día fuera.
Quedamos para dar una vuelta por Quincy Market con mi amiga María. Estuvimos en el muelle tranquilamente hablando.
Más tarde fuimos a su piso. Lo cierto es que tiene un piso enorme. Es gigantesco. El nuestro en comparación con el suyo es una casita de gnomo. Pero es el nuestro.
Al final vinimos a cenar aquí. Preparamos unos filetes de pollo con unas verduras congeladas que teníamos y un poco de salsa de tomate. Lo cierto es que fue una buena cena -la preparé yo, así que no os esperéis menos-.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Odisea Ikea.

Viernes 3 de Septiembre de 2010.

Los días van pasando en la escuela. Ayer fue un día bastante duro. Connor, el padre de Connor y yo fuimos a Ikea a por todos los muebles. Antes de nada hay que decir que desde el día 1 de Septiembre la gente ha empezado a mudarse aquí en Boston y todo es un caos. Camiones de mudanza por todos lados y muchos muchos muebles.
Lo cierto es que Ikea es un lio tremendo. Los que hayan comprado allí se darán cuenta de lo complicado que puede llegar a ser comprar en Ikea, y si a eso le añadimos que la mitad de las cosas que yo quería ya no las había porque todo el mundo compra lo más barato -ósea lo que yo elijo-.

El siguiente paso era montar todos los muebles. Empezamos por los de Connor. Digamos que se compró todo lo más caro de Ikea. No como yo, que sólo me cogí una cama, una cómoda y un escritorio. De todas maneras todo ha sido muy caro.
Como iba diciendo: montar los muebles. ¿Alguien le puede decir a los de Ikea que no hay nadie que entienda cómo montar ciertas cosas? No entiendo como pueden hacer algo tan sencillo como un escritorio, tan complicado.

Hoy el día ha sido bastante normal. Tuve clase por la mañana, pero con una nueva profesora. Lo cierto es que me gustó mucho la clase.
Después tendría un ensayo de tres horas en el que no hice absolutamente nada. Y aquí llega mi comedero de cabeza del día: digamos que el día anterior estuve junto con Pascal en un quiropráctico que había sido profesor nuestro durante el verano y el cual nos habían recomendando. Tanto para él que tiene un problema de espalda, como para mi que tengo mi esguince que no termina de curarse.
El caso es que tenía la cita a la 13:30h, pero cómo siempre algo tiene que ocurrir: tenía un ensayo hasta las 14:30h.
Intenté llamar a la consulta y cambiar la cita pero nadie cogía el teléfono, así que decidí dejar un mensaje de voz.

Esperé todo el día por una respuesta. Respuesta que nunca llegó. Así que hoy cuando fui a clase, estaba algo nervioso, porque de verdad necesitaba esa cita hoy. Lo bueno es que cuando acabé la clase, tenía un mensaje de Connor diciendome que tenía la cita a las 14:30h. Así que me marché del ensayo a las 14:00h para poder llegar a tiempo a mi cita. Y así fue.
Una vez allí, se portó muy bien conmigo. Aunque es un poco caro, la verdad. Pero bueno, sólo espero que mi tobillo se recupere pronto.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Boston Ballet School. First Days.

Lunes 30 de Agosto de 2010.

Comienza el primer día de clases. Ya estoy instalado en casa de la hermanastra de Connor: Carman. Lo cierto es que cuando la conocí me asustó bastante ya que es una chica muy extrovertida, quizá demasiado. No obstante me gusta muchísimo, me he reí muchísimo con ella el primer día que llegué aquí a Boston. Fuimos ella y un amigo suyo, todos juntos a dar un paseo, ya que ella es una obsesa de hacer ejercicio y quemar calorías, así que se pasa el día entero andando y andando. Dimos como ocho vueltas a un campo de fútbol americano hasta que por fin su amigo decidió que nos sentáramos en el centro del campo.
Allí estuvimos hablando de nuestras cosas, haciéndonos preguntas para conocernos mejor y esas cosas. Cada vez me iba gustando más estar con ella.

Luego me acompañaron a cenar algo. Fuimos a Kappy’s. Se trata de una pequeña pizzería, hamburguesería, en la que hacen unas pizzas inmensas. Me dijeron que me pidiera solo un trozo de pizza. Yo me quedé asombrado, pensando que sería muy poco. Pero menos mal que les hice caso con eso, porque el “trocito” era gigantesco. Estaba delicioso, y además era barato. Creo que fueron tres dólares contando la Coca-Cola que me pedí.

Más tarde acudimos al conservatorio. Ella y sus amigos están todos en el Boston Conservatory (BOCO). Tenían una audición al día siguiente y todos tenían que ensayar. Me dijeron que si me apetecía ir. Y no se me pasó por la cabeza un no.
Eran todos impresionantes, comenzaron con un calentamiento acompañados por el piano. Sólo aquello ya me estaba pareciendo una maravilla.

Una vez que terminaron -digamos que estuvimos allí como dos horas o una hora y media- volvimos a casa de Carman. Habían empezado a ver una película -Deep Blue Sea- antes de que yo hubiera llegado a Boston, así que decidieron terminarla. Me puse a verla con ellos pero en menos de quince minutos estaba completamente dormido. Me dormí en posición de ranita. Según me dijo Carman la mañana siguiente estaban todos alucinando en colores de cómo me podía dormir así.

La noche estuvo muy bien. No pasé mucho calor ya que estaba muerto de sueño así que me dormí al instante. El colchón era comodísimo, de látex.

El plan era despertarse a las 8. Así que los dos pusimos las alarmas a esa hora. Sin embargo y sin querer me levanté una hora antes. Intenté volver a dormir pero ya era imposible. Así que comencé a sencillamente pensar en todas las cosas que tenía que hacer hoy.
Hoy sería mi primera clase. Pensé en qué profesores podrían darla, en qué clase estaríamos, cómo serían mis compañeros… Así como el camino que tomaría para ir hasta allí. Yo me había hecho rutas con Google Maps, pero no desde el edificio de Carman, sino desde el mío. Y desde luego ya no tenía disponible el GPS de la blackberry ya que aquí no me funciona. El caso es que salí sin mapa y sin blackberry en busca de la aventura. Y me perdí, cómo no. Sin embargo mi decisión fue caminar y caminar hasta encontrar algún sitio conocido que me indicase el camino y me refrescase la mente de dónde narices estabas.

Durante el camino, paré en un McDonald’s a desayunar algo ya que no había desayunado. Así que me pedí un beagle con bacon, queso y huevos revueltos con un zumo de naranja. No tenia mucha hambre así que no me lo pude terminar.

Al final decidí coger el metro en Hynes Convention Center, de tal manera que solo sería una parada hasta Copley. Una vez allí habría que andar un poco hasta los estudios del Boston Ballet, pero no me importa. Por fin había llegado, así que decidí comenzar a saludar a todo aquel que era necesario saludar. Tales como (no puedo dar nombres), el hombre y la mujer de la librería que tan bien me trataron durante el cursillo de verano, y (no puedo dar nombres).

La clase tendría lugar en el Studio 4. Es uno de los medianos, pero bueno no éramos muchos en la clase. Lo cierto es que pensé que habría muchos más chicos y sólo éramos tres.
Supongo que habrá más. Pero bueno, dentro de lo que cabe era el primer día.
El tobillo me molestó bastante durante la clase, para qué mentir. No obstante, pude hacer algo de la barra y al menos, estirar un poco que ya lo venía necesitando.

Fui a comer con Pascal, un chico que había conocido en el cursillo de verano. No sabíamos dónde comer pero al final decidimos entrar en un Wendy’s, dónde yo pude tomarme una ensalada y el una hamburguesa.
Teníamos como unas cuatro horas libres hasta que el ensayo comenzase, así que decidimos cogernos la comida y comerla en un parque a la sombra debajo de un árbol. Lo cierto es que hacía un calor horroroso y daba igual en la sombra que estuviéramos que el calor lo notabas.

Tras unas cuantas horas allí, decidimos volver a los estudios del Boston Ballet, para calentar antes del ensayo. El ensayo estuvo bastante bien, hicimos la danza india de La Bayadere. Es un poco extraña y eso, pero al menos ya estamos aprendiendo algo de repertorio, aunque sea de cuerpo de baile.

jueves, 19 de agosto de 2010

Decisiones dramáticas.

Como todos sabéis, los cambios drásticos requieren decisiones drásticas. No sé si alguno ya se estará oliendo cuál será el tema de mi post de hoy. Dentro de una semana -más o menos- estaré volando hacia Boston.
Sí, es el comienzo de algo nuevo y completamente diferente. Pero este gran cambio significa que dejo muchas cosas importantes atrás. Por decirlo de alguna manera, dejo atrás todo aquello que ha formado y sigue formando parte de mi vida: mi familia, mis amigos, mi casa, mi escuela... y mi novio.
Acabamos de dejarlo. No puedo decir otra cosa porque no tengo palabras que puedan describirlo. La distancia mata, y ha sido todo un verano sin vernos y ahora tanto tiempo separados. No va a funcionar. Me ha costado, pero al final hemos hablado y los dos creemos que es lo mejor.

Lo cierto es que es lo más justo para ambos. Para mi van a ser todo experiencias nuevas, voy a estar cargado de cosas diferentes que no me dejarán ni un sólo minuto libre para pararme y pensar en todo lo que hay en España. Sin embargo el seguirá con la misma vida de siempre -bueno, no creo que la misma exactamente (eso espero), pero más o menos- pero sin mi. No sé. Espero que no suene egoísta porque de verdad que no es así.

domingo, 8 de agosto de 2010

Accidentes Albertianos

Ya hacía tiempo que no me ocurría nada especialmente "gordo". Y no, no me ha tocado la loteria -ya me gustaría a mi-.
Digamos que toda esta nueva odisea en la que me encuentro, daba comienzo el pasado jueves. Yo como cada día durante esta pasada semana, estaba acudiendo al intensivo de verano de mi escuela. La verdad es que me estaba gustando mucho. Era agotador, pero interesante.

Este mismo día decidí que sería mi última oportunidad para poder hablar con Víctor y contarle, de una vez por todas, lo que iba a ocurrir el curso que viene. Así que estuve esperando por él, ya que sólo estaría antes de mi clase o durante el tiempo de ésta, ya que esa misma mañana cogería un avión.
Pedí permiso a mi profesora, la cual entendió mi preocupación perfectamente.
Pensé que estaría esperándole, no sé, como máximo media hora. No fue así. Se fue a tomar un café y trasladó una reunión con todo el equipoc de la escuela a dicha cafetería. No me quedó otro remedio que sentarme en la recepción y esperar.
Durante la larga espera, dió incluso tiempo a que un camión que llevaba sin ponerle el seguro a la pata, se llevase por delante la mitad del coche, haciendo explotar las ruedas, de la chica que trabaja en la recepción. Lo cierto es que nos llevamos un susto bien grande.
A todo esto, yo ya me había perdido casi tres cuartos de la barra. Estaba claro que subiese cuando subiese no iba a tener una buena clase, ya que estaba sin calentar y sin hacer barra.

Una hora después aparece Víctor. No me lo pienso dos veces y le comento que tengo que hablar con él sobre algo importante. Yo sabía que él lo sabía por tanto ya estaba jugando en terreno seco.
Sin más rodeos inicié mi discurso:

"Bueno, Víctor, quería decirte....bueno supongo que ya lo sabes, que me quedo en Boston durante el año. Pîenso que es una buena oportunidad y me han ofrecido muchas posibilidades si trabajo de la manera que ellos esperan que lo haga..."

Tras esto, él me corta la frase. Me echo hacia atrás en la butaca de cuero de su despacho esperando un grito foraz que consiga dejarme sin palabras.
Para mi sorpresa, nada de esto ocurre. En todas las situaciones recreadas en mi cabeza sobre este momento, ninguna tenía similar alguno. Me había quedado boquiabierto y estuve sin decir nada por lo menos un minuto. Después comencé a decirle todo lo que le agradecía lo que me había enseñado, que era practicamente todo lo que yo sé. Le dije gracias como unas cien veces. Y la verdad es que aún ahora no me considero haber sido un pesado. Porque es como de verdad lo siento. Estoy realmente agradecido de todo lo que he aprendido en esta escuela. En mi escuela. Sin todos estos conocimientos nunca habría conseguido la posición en la que me encuentro ahora.

Me despido con un fuerte abrazo y un enorme beso y me dispongo a subir a la clase. Por el camino me encuentro con una profesora, la cuál le pregunta cómo me ha ido. Le contesto que bien y sigo subiendo por las escaleras.

Ya estaban en el centro. Me coloqué en una de las barras laterales y me dispuse a calentar un poco, aún sabiendas de que iba a ser en vano. La mala clase no me la quitaba nadie. Y así fue. Hay que añadir que mis musculos se hallaban realmente tensos ese día, lo que contribuyo a que ni siquiera pudiese saltar. La profesora, finalmente me dijo que me sentase, que acabaría lesionandome si no lo hacía.
En la sigueinte clase -saltos- estaba aún peor. Me había sentado y no había ni estirado ni calentado. Para más inri, estaba yo solo en la clase, ya que los demñas chicos se habían quedado en el vestuario ya que no les apetecía tomar la clase. A mi eso me da remordimientos de cabeza, así que yo subí, aún sabiendas de que no iba a poder con mi alma.
La clase empezó muy mal. No obstante la profesora se diño cuenta y no me forzó mucho durante la clase. Estaba irritado y enfadado conmigo mismo, cosa que no ayudaba en nada a que mi cuerpo estuviese relajado. Sino que se tensaba aún más y más.
Se me escaparon algunas lagrimas de rabia durante la clase -os parecerá una tontería. A mi tambien me lo parece, pero cada clase es importante para mi. Odio encontrarme tan mal que no pueda rendir un mínimo en una clase-.

Cuando la clase terminó me dirigía hacía la cafeteria. Habia parado por el vestuario para recoger la comida que tenía guardada en la taquilla y ya estaba bajando las ultimas escaleras. Quedaban tres escalones y me disponía a apoyar el pie derecho en el proximo escalón, cuando de repende me falla la rodilla izquierda.
Sin poder reaccionar, me caigo sobre el tobillo derecho, retorciéndomelo al máximo y cayendo rodando el resto de escaleras que quedaban. Estaba tirado en el suelo y sólo oía risas por parte de mis compañeros. Supongo que pensarían que no me había hecho daño. El caso es que sentía muchísimo dolor. No podía parar de llorar y no podía mover el pie derecho.
Cuando se dieron cuanta de que no había sido un resbalón sin importancia, todos acudieron a mi. Llamaron a la gente de recepción y a todos los profesores para que viniesen a ayudarme.

Me llevaron al hospital La Paz de Madrid. Allí no tardaron mucho en atenderme. Me hicieron radiografías. Por suerte estaban limpias. El hueso estaba perfectamente.
La mala noticia es que tengo un esguince. Ya me puedo ir olvidando de la última semana del cursillo -la voy a empezar a llamar la semana maldita, ya que nunca termino (ni comienzo) la última semana de este cursillo. Siempre me pasa algo-.

Ahora mismo me encuentro con la pierna vendada -demasiado para mi gusto-. Sin poder moverme y andando con muletas a todos lados. ¿Mala suerte?

viernes, 6 de agosto de 2010

Boston y nuevos cambios.

Como todos sabéis he pasado cinco semanas en un intensivo de verano en el Boston Ballet. Y como gran noticia he de deciros que me quedo allí. Me han cogido en la escuela, y este mismo Septiembre estaré allí.
De todas formas creo que debo de empezar por el principio:

Todo comienza el 25 de Junio. Viernes. Tenía lugar mi actuación en el festival de fin de curso de mi escuela. Todos estábamos muy nerviosos pero lo cierto es que salió muy bien. Bailábamos todo el Grand Pas del tercer acto de Raymonda e Instantánea Fugaz.
Para no mentiros os diré que me llevo mejor recuerdo de la primera pieza que de la segunda. No salió tan bien debido a los pocos ensayos -o mejor dicho, la poca intensidad- de los mismos.

Todos, tras bailar Raymonda.

Al día siguiente. Digamos que mas o menos a las 7:00h salía mi avión. Esta vez haría parada en el aeropuerto JFK de Nueva York, para después cambiar de avión y aterrizar en Boston en el Logan International.
Viajaba con American Airlines -compañía que no recomiendo a ninguno, a pesar de que yo pensaba que era buena-. La comida estaba bastante bien, pero las condiciones del avión para un viaje tan largo eran pésimas. Se trataba de un avión muy pequeño.
La programación -importante en este tipo de vuelos en los que llega un momento que ya te has terminado todos los Sudokus que llevabas, leído todas las revistas, empezado un libro, y escuchado toda la música del Ipod- era pésima. Así que, para que mentir, me aburrí bastante durante el vuelo.
No obstante, dormí bastante, así que se me pasó rápido.

Sobre las 16:00h llegaba mi avión a Boston. Concretamente a la Terminal D del aeropuerto. La gente del staff del Boston Ballet SDP -o como los voy a llamar durante todo el tiempo RC's- se encontraban en la Terminal C.
Se podía coger un autobús para cambiar de terminal pero yo no lo encontraba, así que ya que se trata de un aeropuerto con forma circular, todas las terminales están conectadas y se puede acceder a ellas caminando. Y eso hice. Me recogerían en la zona de recogida de equipajes de la Terminal C, y allí estaban.
Tuve que esperar un buen rato con ellas, ya que aún faltaban unas cuantas chicas que irían en el mismo autobús que yo.
Ya habíamos llegado a los dormitorios: el Shelton Hall. Se trataba de un precioso edificio con verdes jardines en el exterior. Estaba lleno de gente, de la cual yo no conocía a nadie.
Si no recuerdo mal, se ofrecía limonada, y se estaba realizando una pequeña barbacoa en el exterior. No obstante yo me dirigí con mi maleta -corrijo, "maletón"- hacia el interior del edificio donde se encontraban una gran cantidad de RC's que se dispondrían a tomarme los datos para realizarme mi tarjeta de identificación durante el curso.
Como bien decía el Students Handbook, esos no eran mis dormitorios, sino que eran los de las chicas. Los nuestros se encontraban en la calle paralela: Commonwealth Avenue. No estaba lejos, pero era un incordio tener que andar moviendose, ya que el comedor se encontraba en el Shelton Hall.

Mi habitación, cómo no, en el último piso. Dónde más calor hacía -todo esto, claro está, sin aire acondicionado y sin ascensor (no os quiero ni contar como consegui subir la maleta)-. Las chicas poseían ascensor y aire acondicionado mientras que los chicos nos teníamos que informar con esa cutrez de dormitorios.
Los demás chicos parecía majos, pero ya sabéis que la gran mayoría de los chicos intimidan al principio.

...

Al día siguiente, el domingo, tendríamos la prueba de nivel. Esa mañana desayuné solo... aún no conocía a nadie, aunque me pegué a un grupo de chicos para poder caminar hacia los estudios del Boston Ballet. Había que coger el metro - The T, como lo llaman en Boston- y bajarse en la segunda parada de la linea verde en dirección Goverment Center.
Tendríamos una barra de calentamiento separados en dos clases para subir después al Estudio 7 y realizar la prueba.
Hago un paréntesis aquí para hablar de la grandiosidad del recién nombrado estudio. Creo que es el estudio más grande y más bonito que he visto en mi vida. Eramos como 80 chicos en el aula y aún sobraba espacio. Era magnífico.La prueba fue bien. Me metieron en el nivel más alto M2. -Os voy a ser sinceros: la prueba fue realmente fácil).

Fue en la audición en dónde conocí a Connor. El chico que va a ser mi compañero de piso durante el año en Boston. Y a Jean-Pierre (JP), un adorable chico al que no olvidaré jamás.También estaban Guillaume y Thibault, los dos franceses; Kabba; Steeven; Garrett... en fin, muchísima gente.

JP, Yo y Connor en mi habitación.

Al menos ya no estaba solo. Y poco a poco comencé a tener más y más relación con más gente. He conocido a personas maravillosas durante este cursillo.
También están Aiara y Amaia, mis españolitas favoritas, a las que echo muchísimo de menos.

Bueno, supongo que os iré contando poco a poco historietas de días marcados en Boston. Pero también tengo que contar que esto pues como es normal no sentó del todo bien en mi escuela, como era de esperar.
Si ya sentó mal el que me fuera en verano. Imaginaros esto. Además se enteraron antes de que yo pudiera explicarlo ya que una amiga de mi madre me comentó sin querer en facebook, deseandome suerte para el año próximo en Boston.

No obstante, yo ya he hablado con Víctor y las cosas han ido mejor de lo que me hubiera imaginado. Víctor se mostró bastante comprensible. Lo cierto es que yo estoy imnensamente agradecido por todo lo que me ha enseñado, que es, en grandes palabras todo lo que sé. Está claro que a mi me da pena, me ha costado muchísimo tomar la decisión, y hablo enserio. Sólo espero que haya sido la decisión correcta.


lunes, 21 de junio de 2010

La cuenta atrás

Ya queda poco para actuar, concretamente cuatro días, si tomamos este lunes como un día ya pasado. Ahora mismo cualquier cosa puede pasar, sólo esperemos que todo aquello que ocurra sea bueno. Los ensayos ya están tocando a su fin y el jueves ya tendremos el primer contacto con el escenario.
Un escenario ya conocido. Conocido y nuevo a la vez. Quiero decir que el escenario conoce a aquel chico que lo pisó una vez iniciado este Septiembre, nada más comenzar un año de grandes cambios de nuevas metas....
Ahora creo que soy una persona completamente diferente. Han ocurrido muchos momentos destacables a lo largo de este curso, muchos de ellos buenos pero también muchos malos. No obstante todos ellos me han servido para aprender, para crecer como persona y como bailarín, está claro.

Nada más terminar de bailar debería de ir a acostarme. Esa noche la pasaré junto con mi hermana y mi madre en un hotel en Chamartín. Ellas vienen el miércoles para verme y bueno, se tienen que llevar muchas cosas de vuelta a Gijón en el coche...
Será la última noche en Madrid, ya que en la mañana del día siguiente cogeré mi avión hacia Boston, por mucho que haya pesado esto en mi escuela. La verdad es que he tenido algún que otro problema al hablar con Víctor para decirle que me iría a Boston a un cursillo de verano con el Boston Ballet.
No lo entiende, pero yo no puedo hacer nada para que me entienda. Me conformo con saber que es una oportunidad que no se puede rechazar, además es sólo un curso de verano. En invierno volveré a estar en mi escuela. Y no sólo en invierno ya que de Boston vuelvo el día 1 de Agosto y estaré dos semanas en Madrid en el cursillo de mi escuela. Después me volveré ya a Gijón, para celebrar las fiestas de mi cuidad y sobre todo, el cumpleaños de mi madre.

Va a ser un verano agitado, os lo aseguro. Sólo espero poder aguantarlo sin ningún bajón importante.

jueves, 17 de junio de 2010

Tic tac tic tac...

Lo sé, el tiempo pasa y no te deja volver atrás para revivir sencillamente prestar más atención a ciertos momentos.

Parece que fue todo el estrés que pasé los primeros diecisiete días de Septiembre antes de mi debut en el Joven Ballet de Alcobendas en el Teatro Auditorio de Alcobendas, y ya casi estoy terminando el curso.
El día 25 de Junio, es decir, el viernes de la semana que viene actuaré de nuevo. Esta vez será un simple festival. Simple, pero para el cual hemos estado ensayando desde Enero.
Ha sido duro, aunque podía no haberlo sido, pero ha habido muchas bajas, lesiones, gente que ahora ya no está, y eso complica las cosas.
Así que una vez más volvemos al estrés propio de los diez últimos días antes de una gran actuación.

Anímicamente estoy muy bien, todo hay que decirlo. Físicamente tengo algún dolor, pero como yo digo...es soportable.
Lo cierto es que ya tengo muchas ganas de salir al escenario y darlo todo. Vivir los aplausos y poder decir: "ya está hecho". Tengo ganas también de que mi madre me vea bailar de nuevo -supongo que ella tendrá más ganas de verme a mi-.

El día 26, al día siguiente de la actuación me voy a Boston. Así que no podré actualizar mucho esto por verano tal y como pensaba. De todas maneras no creo que me echéis de menos ya que cada día actualizo menos esto. No obstante, no pienso cerrarlo. Parte de mi vida está aquí escrita.

Ahora que me he comprado una Blackberry, quizá pueda actualizar esto desde el móvil, aunque aún no estoy muy seguro de como, pero lo intentaré -si encuentro un hueco claro-. Ya... ya sé que estoy hablando de Boston mucho pero no estoy diciendo nada.
Se trata de un cursillo, un mes, como el año pasado cuando estuve en Nueva York.

Tuve que hablar con Víctor en la escuela sobre ello, hace más o menos dos meses. Lo cierto es que no se lo tomó muy bien -siendo francos, se lo tomó realmente mal-. No entiendo por qué, y la verdad es que me gustaría que se lo hubiera tomado de otra manera. Es sólo un cursillo de verano, y también acudiré como el año pasado al de aquí de Madrid en cuanto vuelva en Agosto.
Pero bueno, no todo se puede pedir...

Estoy feliz por las cosas que estoy consiguiendo y eso hace que espere cada día con mucha más ansia.

domingo, 16 de mayo de 2010

Un año más

Dios mío, ¡qué rápido pasa el tiempo!. Aún recuerdo cuando llegué a Madrid con 16 años, dónde comencé una nueva vida dedicada a la danza y ya voy a cumplir los 19. La verdad es que todo ha ocurrido muy deprisa. Tanto, que a veces no te da tiempo a saborear todo lo bueno de cada momento. No obstante, todas mis experiencias a lo largo de los últimos años me han dejado un buen sabor de boca. He hecho tanto en tan poco tiempo...

Lo cierto es que no me imagino como hubiera sido mi vida si nunca me hubiera venido a Madrid. Es como si el destino hubiera querido que yo estuviera en Madrid, ya que no tengo en mi cabeza ninguna noción de haber pensado en cómo habrían sido las cosas... Es raro, pero estoy conforme.

No tengo mucho que contar, excepto de que estoy feliz. Esperemos que mañana tenga una buena clase, no me enfade conmigo mismo y el día en general esté libre de inconvenientes y malos rollos.

domingo, 9 de mayo de 2010

Mayo de mi corazón

Siento que cada vez el blog se actualice menos, pero entre que cada vez tengo más ensayos que me hacen llegar a casa muerto de cansancio, y las pocas ganas que tengo últimamente de escribir, debido a, no sé, que no tengo nada que contar, pues resulta difícil mantener el blog activo.

Ante todo decir que físicamente estoy muy bien -toco madera por ello-, a pesar de que los ensayos van en aumento debido a la cercanía del festival. Últimamente tengo muchas ganas de todo. Será el buen tiempo que vuelve a intentar aparecer. Lo cierto es que un buen día soleado te alegra la cara por la mañana ¿no?. A mi al menos me hace salir a la calle con una sonrisita en la cara, y si no lo consigue pues para eso está mi apreciada música clásica de cada mañana, para conseguir que sonria durante el camino, de manera que aproveche la clase al máximo.

Se acerca mi cumpleaños... 19 años ya... dentro de poco no volveré a tener un 1 delante de mi edad hasta que cumpla 100. Lo que daría por no cumplir años, quedarme siempre con esta edad. Pero que el tiempo siguiese pasando, de manera que yo siguiese mejorando como bailarín, pero en cambio aún tendría 18 años. -Lo sé, que bonito es soñar-.
Pero bueno, los años tienen que pasar a la fuerza, y hay que ser positivo con ello. Sino...

miércoles, 28 de abril de 2010

La Danza ¡Oh Culta!

MENSAJE POR EL DIA MUNDIA DE LA DANZA

Por Jesús Alegría Argomedo

En una sociedad de palabras, donde las falacias se imponen como verdades. En un mundo parlante, e incomunicado. En un sistema donde el doble discurso verbal articula, guerras e injusticias y la política de palabras huecas impone hambre y miserias. Nosotros, los bailarines y nuestro callado oficio, hemos optado por el silencio de la palabra y el grito del MOVIMIENTO. No usamos palabras, pues nuestro cuerpo expresa lo indecible. Nuestro movimiento recoge la memoria genética de muchos hombres, que desde inicios de la humanidad, protestaron con el silencio, ante el horror y temor que justifican las palabras.

En una sociedad de prejuicios y exclusiones justificadas con palabras. Los bailarines hemos sido invisibilizades , imponiéndonos una imagen de frivolidad que no nos pertenece. La sociedad nos mira como el hobby de señoritas de conversación intrascendente. El estado nos ve como una carga a la que hay que sostener, pero no sabe para que existe. Los políticos nos observan como sujetos sin ciudadanía, ni derechos y fácilmente contentables.

En un oficio a contra corriente, se nos pide trabajar sin sueldo establecido, en pésimas condiciones laborales, se nos mira como artículo suntuario. Mientras padecemos el frío y duro piso de la exclusión, se nos presenta como grupo elitario y de oficio vacuo de unos pocos. Con Instituciones de obesas burocracias, y políticas culturales de mezquinos intereses, que nos excluyen, poniendo trabas a nuestra labor creativa, asignándonos un rol aleatorio, superficial o inexistente.

Los prejuicios de género que pasan por la identidad sexual. También han servido para cerrarnos el paso y cortar nuestros derechos. Hombres y mujeres vistos como sujetos de conducta homogénea, a quienes se les niega la abierta interacción social, sospechosos de una vida licenciosa o un exagerado individualismo.

Así despojados de derecho y deberes, invisibilizados, sin ciudadanía se nos muestra como sujetos inocuos, aterciopelados y sin diferencias entre ellos y rápidamente acallables.

¡NO, no somos eso! En nuestro oficio existen visiones y diferencias marcadas. No somos homogéneos, tenemos posiciones diversas, contrarias y también marginales. Las grandes compañías, receptoras de altos presupuestos del monopolio de las trasnacionales y sus remedos en los países subdesarrollados. Han silenciado los otros pasos; esos que no siguen un curso elitario y se han rebelado a la arbitraria y desigual distribución de poder. Así la exclusión también viene desde adentro.

Esa Danza Ballet la que no puede usarse como trofeo geopolítico ha sido invisibilizada en su lucha por los derechos civiles. La que recogió el pensamiento científico y materialista, lo que no niega sus rasgos étno - genéticos, la que asumió posiciones sociales. La que es fruto del abigarramiento cultural y sus vínculos multi étnicos. La que es libre y no condicionada por los auspiciadores.

Su grito no es de palabras, se articula en acciones, se percibe en las líneas que definen su espacio social, económico y cultural. Su grito conmueve con efectos superlativos, su grito es demasiado fuerte, para que el sistema lo integre.

Esa Danza Ballet , la que no puede usarse como objeto pintoresco, y se resiste a ser decorado de salón, no es de historia reciente, la lista es larga. Desde la observación aguda, la reflexión constante de Jaqes Noverre, tantas veces relegado y excluido, incomprendido de su tiempo. O la exiliada Isadora Duncan, con su Danza Ballet libertaria y feminista, gritando comunismo con su cuerpo. La otra en un frio sótano, mostrando la lucha por los derechos civiles, mientras descubre la respiración, acto tan cotidiano como desconocido, Martha Graham. También esa mujer de piel oscura y altos ideales, luchando por ser integrada, en un país de discriminación intolerable, tantas veces rechazada por su negro color, Katherine Dunham. Y ese espíritu rebelde a las prácticas colonizantes, que se une a la revolución, para darnos una escuela y una manera distinta de vivir el arte, aceptando las limitaciones y enamorada de la lucha constante, Alicia Alonso.

En cada país y región existe una historia de espíritus que se negaron y niegan a aceptar el rol superficial que el sistema asigna. Bailarines rechazados por sus rasgos étnicos y ninguneados por su extracción social e identidad de clase. Evitados y objetados por su libre pensamiento político. Rescindidos por su crítica a la ausencia de Poder democrático. Reprendidos por su oposición a la copia y a la imitación imperfecta. Replicados por su peligrosa libertad creativa. Condenados a ser cuerpo de baile por el terror al color de su piel o la sospechosa posibilidad de visibilizar su ascenso. Excluidos, silenciados, invisibilizados, por los antidemocráticos métodos internos y sus vínculos mediáticos.

Los medios quieren palabras y nosotros damos fuertes símbolos kinéticos. Los medios quieren virtuosismo exagerado, nosotros damos poesía en movimiento. Los medios quieren afiches coloridos y poses inanimadas. Nosotros damos imágenes pre-verbales y el grito silencioso de la reflexión.

En esta fecha quiero pensar en todos aquellos que lucharon, que luchan y lucharán por una Danza Ballet con una mirada abierta y no temerosa de las diferencias. En su no negación de la realidad. Aquella Danza Ballet que no se escuda en la fría técnica. Una Danza Ballet que integra y no excluye, que se expresa libre y capaz de cuestionarse y que rompa la inercia permanente. Una Danza Ballet que busque soluciones y no mire dificultades. Una Danza Ballet que busque y no espere encarcelada por las circunstancias, que emerja, pregunte y construya diferencias.

En este día quiero pensar en todos aquellos que en algún rincón del planeta construyen una Danza Ballet que baila sola, despojada de los grandes presupuestos y opuesta a aquella de organización burocrática y pocos resultados. Quiero pensar en todos aquellos que bailan expuestos a la lluvia, al sol, al frío invierno, al duro piso de cemento. En todos aquellos que hacen de la Danza Ballet una explicación existencial., una búsqueda metafísica, una razón filosófica, humana. Tan humana que logre destruir las restricciones y encontrar las libertades.

En esta semana, quiero invitar a las organizaciones públicas, privadas, instituciones culturales, medios de prensa, líderes de opinión, líderes sociales, abrir sus espacios para mostrar nuestro callado oficio y las dificultades de nuestra labor, la precariedad de nuestros recursos. También, nuestra clara y abierta identificación en la lucha constante por una sociedad justa solidaria y más democrática.


29 de abril Día Internacional de la Danza Ballet. Jesús Alegría Argomedo desde el Lago Titicaca Puno -Perú