martes, 5 de octubre de 2010

Toc, toc hospital.

Por fin ya he tenido mi cita en el Children's Hospital. Me he levantado muy pronto para poder llegar a la hora, y he llegado demasiado pronto a la cita. En teoría debería de haber estado allí a las 09:00h, pero llegué sobre las 08:15h. Lo cierto es que no había contando con que estaría tan cerca de mi casa la clínica.
En un primer lugar me atendió una enfermera, la cual me midió y me pesó. Me hizo quitarme los zapatos y sentarme en la camilla de la sala tres a la espera del doctor.

Diez minutos mas tarde aparece uno de los doctores que trabajan con la doctora que en teoría me iba a tratar. No recuerdo su nombre pero era realmente majo. Me empezó a hacer numerosas preguntas. Y prosiguió al examen físico, no sin antes pedirme que le especificase dónde me dolía exactamente.
Tras ello, volvió a dejarme solo en la sala esperando por la doctora.

Otros diez minutos más tarde, entran los dos en la sala. Ella majísima y guapísima también, lo que primero que me dice es que dónde he aprendido tan buen inglés -me sentí alabado, la verdad-. Le dije que en España, en el colegio. Ella me dijo que había estudiado español en su escuela pero que ni por asomo podía hablarlo fluidamente...
Me realizó otro examen físico y me dijo que iban a realizarme unas radiografías, para asegurarse de que no había nada relacionado con los huesos de la articulación.

Así que pasé a una nueva sala dónde una mujer, también super amable -todo el mundo era encantador- me hizo las radiografías.
Cuando pude verlas, la doctora me explicó de que todo estaba perfectamente en la articulación, así que ella cree que tengo una tendinitis (grande) del tendón peroneo.

Tratamiento: Como dirían ellos "take it easy". Tengo que tomarme las clases con más calma, y hacer incluso menos de lo que estaba haciendo hasta ahora. Si después de esta semana de más reposo y de los ejercicios que me ha mandado, así como el hielo, los baños de contraste y un medicamento que me ha recetado, no ha mejorado o no noto que ha mejorado que la llame o le envíe un email para realizar una resonancia.

El otro problema así, que voy a ser franco, "me ha estado tocando los cojones". Es el seguro médico. Yo tengo un seguro en Sanitas, y en teoría estoy cubierto en este hospital, ya que lo he estado mirando en la propia página de Sanitas.
Sin embargo, como ellos no han sido los que han organizado la cita, sino que ha sido el propio Boston Ballet quien lo ha hecho, no se hacen cargo de esos gastos. Ni siquiera pidiendo yo la factura y enviándosela a ellos me realizarían un reembolso de la cantidad -bastante elevada por cierto-.
Así que mi hermano mayor, con su buen corazón me ha creado un seguro en dos días. Sin embargo, hemos tenido problemas ya que tampoco me lo cubre. Nos dicen que, como el esguince ocurrió antes de que yo estuviera cubierto por este seguro, que ellos no se hacen cargo de estos gastos.
Así que, digamos que he tenido que pagar la consulta. Y si finalmente tengo que hacerme una resonancia, supongo que también tendré que pagarla. Vamos, una p**a mierda.
En qué maldita cabeza entran estas cosas.
Esta es una de las cosas que más odio de América. Es una situación egoísta con el resto del mundo. Ya que si ellos vienen a España y les pasa algo, van a estar cubiertos si van a un hospital español a tratarse, y no están pagando ningún tipo de impuesto por ello. Sin embargo, yo estoy pagando esos impuestos y a la vez tengo que volver a pagar aquí, ya que la mierda de seguro no me lo cubre.
Como podréis observar esto me está sacando de quicio. Pero bueno ahora ya no se puede hacer nada. Al menos para todo lo que me pase a partir de ahora, estoy cubierto, en teoría.

1 comentario:

alex dijo...

Bueno, al menos ya sabes que no es nada grave. Lo del seguro, no tengo mucha idea, la verdad, me pierdo en estas cosas, pero es una putada que ocurran estas cosas. En España a esta gente se la atiende si es algo urgente, tampoco algo así, y si que se les pasa luego la factura, lo que pasa que les sale mucho más barato.

Un beso cielo y cuidate mucho