sábado, 13 de febrero de 2010

Lo que me faltaba...

Miren, me lo voy a tomar a coña, porque sino me voy a hundir.

Les cuento: Resulta que el jueves, tras una buena clase sin mucho dolor en el aductor y con esperanzas de que esa misma tarde recogería los resultados de mi resonancia, tuvimos ensayo, al igual que cada día.
Comenzamos por la variación de los chicos, la cuál comenzó bastante bien hasta que inesperadamente di un traspiés y me caí. Me caí encima de la primera falange del pie izquierdo doblándomela por completo.
El dolor era insoportable, me tiré al suelo maldiciendo a todo. Al principio no lloraba pero empecé a llorar en cuanto la música paró y todo el mundo se acercó a mi lado. "¿Por qué?" pensé, "¿Por qué?". Ahi fue cuando empecé a llorar. No de dolor, sino de rabia.

La profesora me preguntó que qué había ocurrido. Le conté lo que más o menos pensaba yo que había pasado. Preguntó si alguien tenía alguna venda y me lo vendó. Me mandó ponerme el calcetín y la zapatilla y volvimos a comenzar la variación. -También, manda huevos-. No pude ni hacer la preparación antes de la variación. No podía apoyar el pie, así que -con razón- me senté. Una chica fue al bar de al lado a traerme hielo porque tenía el pie bastante hinchado. Permanecí el resto del ensayo sentado.

La profesora comentó que así era imposible trabajar, que no sabía si es que estabamos cansados -lo estamos, hija, lo estamos- o qué ocurría, pero que hablaría con Víctor al respecto. -Ni que yo tuviese la culpa-

Por la tarde, fui a por los resultados de la resonancia. Digamos que lo que tengo es suficientemente pequeño como para no observarse en una resonancia. La noticia puede ser considerada como buena, no obstante, algo tengo porque me duele por tanto... pero que no es nada muy grave.
Ya en el fisio le comenté lo que me había ocurrido y me envió de nuevo al hospital de dónde venía de recoger los resultados para que me hicieran una radiografía en el pie y saber qué pasaba, que podía estar roto.
Efectivamente lo está. Quince días de reposo....

Miremoslo por el lado bueno, así hago el reposo que tendría que estar haciendo por lo del aductor. ¿No?

3 comentarios:

Fernando dijo...

Alberto, te he mandado un correo a tu email. Cuando puedas leelo. Bsss ;)

Juan dijo...

Anda que... vaya ideas tienes melon, que te tengo dicho de saltar para hacerse daño?? XDDD a ver si te mejoras pronto alber... y a ver si aprovecho que no puedes pulular x ahi para quedar contigo en estos dias XDD

alex dijo...

Jo tio, que putada. Uf, no se que decirte, joder, porque si que parece que te ha mirado un tuerto, pero cariño, no te apures, joder, hay que mantener la esperanza..

Un beso cielo