sábado, 23 de enero de 2010

Toquemos madera

Desde ayer estoy en mi casita y, ahora mismo, a punto de dormir en mi camita. Me he venido este fin de semana, primero porque tenía cosas que hacer aquí, y segundo porque me apetecía volver a estar en casa.

Ha sido muchos buenos momentos últimamente: la actuación en fama, la alegría de que a todo el mundo le haya gustado a pesar de que la gente del mundo de la danza. Y con esto me refiero a aquellos que aún son estudiantes (gente de conservatorios de Madrid, para dejar las cosas más claras) se limitaran a apuntar críticas estúpidas, porque no se las puede llamar de otra manera ya que no tienen ni pies ni cabeza, sobre nosotros. Está claro que hay que aceptar las críticas, pero considero que hay que aceptar aquellas que tienen una base, y sobre todo aquellas que vienen de alguien que está "por encima de ti" y no a tu mismo nivel. En fin, que a pesar de las gilipolleces de ciertas personas, todo ha sido una maravilla y estoy muy contento.

Noticia importante: desde esta semana mi aductor a comenzado a izar la bandera blanca. Señoras, señores, se ha acabado la guerra. O al menos está habiendo un período de relajación. Yo toco madera para que la guerra con mi aductor haya terminado.

Por lo demás no tengo nada que decir. Mañana me vuelvo a Madrid. Cojo el bus a las 16:00h por lo que me tocan otras seis horas de autobús. Sólo espero que no vuelvan a poner la misma película ya que mientras venía, comenzaron poniendo una película muy graciosa, de la cuál no recuerdo el titulo. Pero después volvieron a poner Hitch, la cual ya me habían puesto la última vez que cogí un ALSA. En fin...

2 comentarios:

Proyectante dijo...

Con respecto a las críticas, sólo te voy a decir una cosa: envidia.

Buen viaje.

alex dijo...

ay , que nos da morriña no estar en casita, jejeje, es normal, muy normal que quieres estar en casa con los que más quieres.

Me alegro lo del aductor, que poco a poco vaya relajandose.

Sobre la criticas, pues chico, yo es que danza ni idea, pero ten en cuenta una cosa, muchas veces, es pura envidia, así que hacer caso a las constructivas, a las que quieran enseñaros algo, las que se hacen desde el punto de vista de que aprendáis más.

Así que nada, a seguir currando cielo

Un besote enorme artista