miércoles, 13 de enero de 2010

En tratamiento...

Mi ausencia tiene una gran explicación.
Cómo todos sabéis -si es que me leéis- mi aductor da mucha guerra y la lleva dando desde hace ya varios meses. He acudido a varios fisios, osteópatas, masajistas, traumatólogos...y mi dolor persiste y persiste. Pero ahora viene lo interesante:

Resulta que ayer, martes. Llegué cómo cada día a la escuela. Sin embargo, había retrasos en Cercanías de unos 20, 25 minutos, ya que en Sol sólo estaba funcionando un andén. En fín, un completo caos: que si ahora el tren pasa por la vía 4, que si ahora por la vía 3, que si ahora por la 6.... Mira que les gusta marear a los viajeros.
El caso es que por culpa de la mala organización de Renfe Cercanías de Madrid cada vez que ocurre una pequeña incidencia, llegué tarde a la escuela. De todas maneras no pensaba tomar la clase ya que el fisio -o mejor dicho, los fisios- me habían recomendado reposo.

Llegué sobre las 09:30h, caminando junto con Diane, una chica francesa. Y al mismo tiempo llegaba Víctor. Me paró en mitad del pasillo para saludarme y preguntarme si había acudido a Paco, el fisioterapeuta que él me había recomendado. Le contesté que no, que no tenía su número, que hoy me encargaría de pedirlo a mis compañeros. Él se ofreció, muy amablemente a dármelo. Y más aún, llamó el directamente en ese mismo momento.
Si no hubiera sido por él, dudo que hubiese tenido cita ese mismo martes.

Mi cita tendría lugar ese martes, a las 18:00h. Aún tenía que encontrar el lugar.
María, una compañera mía me explicó en un papel, más o menos lo que tendría que hacer una vez saliese en la salida del metro Goya. Creo que ni un superdotado entendería tales indicaciones del papel.
Así es pues, que consulté al supremo Google Maps. Mi salvación continua.

Llegué a la consulta, un tanto lujosa, por cierto. Me pidieron datos, firmar papeles y me hicieron pasar a la sala de espera, dónde estuve más o menos unos diez minutos.
Después de haber llamado a otro Alberto que había en la sala y de que yo hiciera el ridículo gritando que Alberto era yo, me llamaron a mi.
Me quité los pantalones, y me tumbé en la camilla. Les determiné dónde estaba mi dolor y comenzaron a llegar los aparatos extraños: el primero era una especie de bolsa, con forma de teta de silicona que daba calor, calor interno para ser más exactos. El doctor me dijo que si me doliese, que no debería de ocurrir, lo levantase inmediantamente, ya que me estaría quemando el músculo. -Ahí ya empecé a cagarme de miedo, ya que todo me tiene que pasar a mi. No obstante todo sucedió con normalidad- ; después vino Paco, quién me volvió a pedir que le localizase dónde me dolía. "Es el aductor medio", dijo. "Está hecho polvo. Muy sobrecargado. Vuelvo en cinco minutos".

Y así fue, a los cinco minutos apareció de nuevo. Esta vez con dos agujas. "Esto te dolerá un poco" afirmó. De repente sacó una de las agujas del envoltorio. Era muy larga. Peligrosamente larga. Me la clavó en el músculo y sentí un gran dolor. Acto seguido clavó la otra, en paralelo a la anterior.
Mi músculo, muy sobrecargado, empezó a moverse solo. Yo estaba asustado. Me dijo que tendría que estar así unos minutos sin mover nada la pierna.
Fui un buen chico, y aguanté a pesar de que los últimos minutos ya estaba que necesitaba mover la pierna porque sino se me iba a quedar completamente dormida, a pesar del dolor y la grima que me causaba ver esas dos agujas clavadas en el músculo.
Segundos después, apareció de nuevo, con un nuevo aparato. Me quitó las agujas causándome mucho más dolor aún y encendió la nueva máquina.

Lo primero que se me pasó por la cabeza fue: "Es una taladradora en miniatura". Para mi satisfacción, no lo era. Se trataba de una terapia con Ondas de Choque. Lo que la máquina -que va como taladrando. Hace el mismo movimiento- hace es dar como pequeñas descargas al músculo. Cuando se tiene alguna lesión y cicatriza, al igual que en la piel, aparece una costra. Esta máquina lo que hace es quitar esa costra, romperla, de tal manera que se puedan formar nuevos tejidos de mejor calidad y más resistentes. Así la lesión no recaerá.

Al finalizar la sesión me dijo que en casa no intentase comprobar si me dolía o no al estirarlo o algo. Que sencillamente lo dejase descansar toda la noche.
Tenía la zona dolorida, pero al día siguiente me encontraba mucho mejor. Muchísimo mejor.
Hoy he vuelto a la consulta y me han puesto un montón de aparatos diferentes para relajar aún más la musculatura.
Me encuentro muchísimo mejor y eso el lo importante ya que chicos, este domingo actúo en Fama ¡A Bailar!. Supongo que será por la noche y que empezará sobre las 22:00h, pero no sé exactamente en qué momento de la gala saldremos a actuar. Si lo veis ya me comentaréis.

Por cierto, para terminar, quiero resaltar que hoy mismo comienza un blog una muy buena amiga mía a la que quiero muchísimo y la que me ayuda muchísimo aquí en Madrid. Ella es Aina, está en mi escuela y en mi clase y es una gran bailarina. Su blog se llama Fortunas y Adversidades de una pezuñita. (http://fortunasyadversidades.blogspot.com/). No dejéis de visitarlo.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Si Paco es un fisio calvete que tiene la consulta en la calle Jorge Juan, tú tranki que es genial, no hay muchos como él: yo he ido a él en el pasado y gracias a él y su gente hoy día puedo girar el cuello y algún familiar mío ya mayor acude allí para llevar mejor sus achaques jejejej.
Sin duda es un fuera de serie en lo suyo y una excelente persona rodeada de un equipo de maravillosos profesionales. ¡Ánimo y ponte en sus manos! Y si además te lo recomienda el jefe...... ni lo dudes jejejejej.... Suerte con la lesión

AINA dijo...

Sólo pensar en esas dos enormes agujas me da un soponcio... ¡No sé cómo udiste soportarlo Alberch! A mí se me presenta Paco con tales instrumentos y huyo por piernas (o pezuñitas)...
Por suerte, tú eres mucho más valiente que yo y ahora tu adductor está en mucho mejor estado. Me alegra muchísimo oír esto ya que el domingo podrás demostrar a todo el mundo lo que puedes llegar a hacer, sin miedos ni contenciones.
Espero que volver a pagar 50 eurazos no te supusiera ningún problema, porque yo no creo que los hubiera podido pagar...
Bueno, lo prometido es deuda y aquí tienes mi comentario de rigor. Ahora voy al Metro para encontrarme contigo en la Renfe...
¡Un besazo enorme de esta pezuñita que te quiere un montón!

Thiago dijo...

CAri, que guay... me alegro. Pero me tienes que decir qué médico es ese, que mi madre padece de la espalda y tiene muchas contracturas, jaj

Y el domingo actúas en FAma? yo quiero verte, jaja que nunca tuve un amigo bloguero famoso, xD. pero dame mas pistas, con un grupo, dime la coreografía o algo jajaj
Bezos.

alex dijo...

Que bien que al final hayas encontrado una solución al aductor, al menos estarás más tranquilo, que seguro le has estado dando vueltas y vueltas al tema, verdad????? pero es normal cielo.

Oye, que bien lo de Victor, un tio muy majo se le ve, y si se preocupa tanto, es porque ha visto algo en ti, seguro.

Estaré atento el domingo, que esto de tener un amigo bloguero que sale en la tele no se ve todos los días, jejeej

Un besote cielo

Iker dijo...

¡Ahhhh...!

Yo tengo terror a todo aquello que pueda resultan punzante y/o cortante, es decir, agujas, navajas, cuchillos, hachas, alfileres, etc. No hubiera soportado algo así, sinceramente... aish...

Bueno, mira, lo que cuenta es que ya estés mejor, así que espero que puedas ya de una vez por todas recuperarte por completoy como es debido.

Besos, cuidate, y estaré atento a ¡Fama...! Aunque nunca veo ese programa, creo que el domingo merecerá la pena.

Iker ^^

Charmed_boy dijo...

Anónimo:


No sé quien eres, pero gracias por comentar.
Sí, la verdad es que es un buen fisio. Y creo que has acertado en la discripción.

...

Thiago:

En cuanto oigas "Joven Ballet de Alcobendas" ese soy yo y mis compañeros, ¿ok?.

...

Alex:

La verdad es que mi cabeza ha dado muchísimas vueltas al tema del aductor. El fin de semana anterior al martes de la consulta fue... uno de los peores en cuanto a comederos de cabeza se refiere.
El aductor está mejorando, por tanto, estoy contento.

...

Iker:

Yo le tengo pavor a cualquiera de los objetos que enumeras... No sabes lo mal que lo llegué a pasar con las agujas. Y hoy me las han vuelto a poner. Uff...

Bueno, a ver si te gusta lo que ves el domingo.

Un beso enorme.

...


Gracias a todos por comentar.