domingo, 25 de octubre de 2009

El último boli bic

¿JUSTICIA?

La historia que se cuenta a continuación es real, y tuve ocasión de presenciar todo lo que se relata el lunes 19 de octubre de este mismo año en los Juzgados de Bilbao.

Temblorosa, entró a la sala y se mantuvo en pie hasta que el secretario judicial -un hombre de corta estatura, débil, afeminado, con amplias calvas en su cabeza y ojos neblinosos- le indicó con un gesto cansado que se sentase. La juez la observaba con mirada firme, y la fiscal buscaba entre el montón de papeles que descansaba a su lado el correspondiente a la mujer que estaba a punto de ser juzgada.

'Juzgada' era una palabra un tanto complicada de asociar a quien yo veía desde el espacio reservado al público en aquella sala. Más bien -pensaba yo-, ella sería quien debería juzgar a la sociedad, ya que no parecía muy justo acabar tu vida dejando tu país con cuatro hijos a cuestas, malvivir en un pisucho en una ciudad que no conoces y, para colmo, ser condenada por unas personas que te miran mal simplemente porque no eres guapa ni tienes dinero para vestir bien.

De todas formas, la acusación -mujer, ejecutiva, 45 años, esbelta, traje negro y maletín de piel marrón- no debía opinar lo mismo, ya que entró con paso firme, se sentó donde le correspondía y esperó la orden de su señoría antes de lanzarase al ataque. Durante el juicio, la mujer algeriana fue acusada tal y como leyó la fiscal con tono gélido de robar 2 cuajadas, 4 yogures, un paquete de 'tranchettes' y una tarrina de queso de untar en la tienda de la mujer del traje.

Probablemente, el gran montante del robo -10€-, debió causar daños irreparables en las cuentas anuales del negocio de la mujer del traje, porque sino no se entiende que, como si en vez de traje llevase un impermeable que impidiese que el sentido común se apoderara de ella, no se inmutara al solicitar una multa de 450€ como pena para la acusada.

Mientras me preguntaba de donde iba a sacar alguien así 450€, la fiscal rebajó la pena solicitada a 120€, que fue finalmente lo acordado por todas las partes. Aun así, me sigo preguntado de donde sacará la mujer algeriana 120 euros, más que nada, porque, una vez hubo concluido el juicio a la juez le entró la vena cotilla, e hizo contar a la condenada media vida. Así es como nos enteramos de que era -y es- de Algeria, de que vino a Bilbao hace 6 años con sus cuatro hijos, de que no trabaja y de que aún no le han concedido ni la renta básica.

Al salir del juicio con el grupo de Derecho, la profesora nos preguntó si habíamos comprobado el funcionamiento de la Administración de Justicia, y también si veíamos como se impartía Justicia en los tribunales.

¿Justicia? - pregunté yo - ¿De qué me hablas?

Buenos días a todos.

17 comentarios:

eGeo dijo...

La leche.

Hombre, si una persona roba, que lo pague, y que pague la multa que se le imponga, si una persona es pobre (sean cuales sean los motivos) no tiene ningún derecho a robar nada.

Eso sí, todo lo que va detrás del juicio es penoso, una mujer que no tiene para comer y que por robar 10 euros le hacen pagar 10 veces más... la clara diferencia entre clases sociales (por mucho que aquí la constitución se empeñe en decir que todos somos iguales)... en todo eso te doy la razón, es algo que debería de cambiar.

Pero robar está mal, y aquel que robe, que lo pague.

Besos!

PD: Y también besos a Charmed Boy, puesto que este es su blog :)

iker dijo...

Pues mira, qué quieres que te diga, Egeo, si yo pillo a una mujer así robando en mi tienda le digo que me devuelva las cosas, pero no soy tan hijo de puta de llamar a la policia, hacer que la arresten y la identifiquen y llevarla a juicio, sabiendo que la multa mínima que le puede caer es de 120 euros. Ten en cuenta que la pillaron robando antes incluso de salir de la tienda.

Son opiniones, todas ellas respetables, pero desde luego, yo no sería capaz.

Charmed_boy dijo...

A ver Iker, está claro que la mujer del negocio tenía todo el derecho del mundo a denunciar a esta mujer. Porque puedes ser pobre, pero robar sigue siendo un delito, y no te van a dejar de judgar o te van a judgar diferente porque seas pobre y des algo de pena.

Me parece que se ha hecho justicia. Quizá un tanto irrelevante, pero justicia. La mujer algeriana llevaba todas las de perder.

Está claro que la mujer del negocio podría haberlo hecho de otra manera, en lugar de haber denunciado debido al poco importe del robo, pero así son las cosas...


PD: Besos también a ti Egeo! :)

alex dijo...

Robar para comer no debería tener una pena así. Bien es cierto que no se debe hacer y que sigue siendo un delito pero por favor, yougures, queso. No, la justicia aquí debe ser reflexiva y pensar que le ha llevado a esta mujer a cometer un robo. No lo veo justo, no me parece bien y creo que se debe seguir caso por caso. Eso si es justicia. Que la pongan a limpiar la tienda o limpiar los juzgados, lo que sea joder, pero si roba para dar de comer a sus hijos, de donde va a sacar el dinero para la multa.

Que pena de país.

Besos cielo

eGeo dijo...

Pero bueno, es que no se justifica robar para comer... aqui en España NADIE SE MUERE DE HAMBRE. En Logroño, por ejemplo, hay una cocina económica todos los días, y no falta comida... otra cosa es que los vagabundos pasen de la comida y solo quieran drogarse y emborracharse.

En Bilbao no hay nada parecido??

Besos.

Charmed_boy dijo...

Yo estoy con Egeo. Nadie se muere de hambre hoy en día en España...

alex dijo...

Afortunadamente no se muere nadie de hambre pero lo que hizo esta señora no es tan raro. La desesperación que se siente puede ser muy grande y la pena que se le impone no creo que tenga mucho sentido. Quizás otra condena, trabajos sociales, no se. De verdad que la crisis esta haciendo estragos en mucha gente y la justicia debe estar mas pendiente.

Un beso

Jamás dijo...

Sr. Iker, con el dinero que usted defrauda a las compañias telefónicas ,no me cabe duda, habrá socorrido a esa pobre señora.

Si usted tiene mala conciencia, no intente remediarlo con mis impuiestos.

Siga con salud.

iker dijo...

Charmed_boy
Desde luego que la mujer de la tienda tiene todo el derecho del mundo a denunciar a una señora que no tiene ni para pagar el pan, por supuesto que tiene derecho a ir a juicio para hacerle pagar una multa de 120 euros al Estado y por supuesto que robar sigue siendo una falta -que no delito en este caso-.

Evidentemente, no estoy diciendo que no deba ser juzgada por ser pobre y dar pena, pero tampoco tengo nada claro que con la pena que se le ha impuesto se haya hecho justicia. Que la condenen a trabajo social o lo que sea, pero condenar a alguien sin ingresos a pagar una multa de 120 euros me parece incoherente.

Alex
Es a lo que me refería yo. Sinceramente, creo que en este tipo de casos debería poder encontrarse una pena alternativa más acorde con la situación.

Egeo
Sinceramente, creo que esta mujer, a pesar de que no la vi durante más de 5 minutos, no era ni una alcohólica ni una drogadicta. Más bien, tenía cuatro hijos a los que alimentar, había estado enferma durante una semana -esto también lo dijo ella, no es que me esté inventando nada- y, desesperada, robó algo de comida en una tienda de ultramarinos.

Puede que hoy en dia nadie muera de hambre en España, no lo se, aunque supongo que es así. También es cierto que según el INE entre el 16 y el 20 por ciento de los hogares españoles viven por debajo del umbral de la pobreza. En fin, sería entrar en otro tema más amplio.

Lo único que he tratado de criticar es la pena a la que se condena a esta mujer, ya que no creo que solucione el problema, ni corrija el comportamiento ni, mucho menos, sea coherente.

Y si, contestando a tu pregunta, si hay comedores sociales en Bilbao, como en todas partes. En concreto, esta mujer comentaba que a veces iba a uno de Cáritas. De todas formas, no se si un comedor social es el lugar apropiado para llevar a cuatro niños de 3, 7, 10 y 15 años, habida cuenta de la clase de gente que puedes encontrarte allí.

Besos a todos y gracias por el debate mantenido dentro de los límites racionales y de la lógica imperante.
Iker

iker dijo...

Categoría aparte para el siguiente
Jamás
En primer lugar, comentarle que me ha sorprendido extraordinariamente encontrarle de nuevo por aquí, o, más bien, debería decir que me ha sorprendido que haya llegado hasta aquí.

Sin embargo, su comentario me ha decepcionado enormemente, ya que me esperaba una reflexión más profunda acerca del tema, y no un vulgar comentario basado en un simple ataque personal.

Fíjese, que, si comenzamos a hilar de ese modo, debería salir ahora mismo a la calle a culpar a la denunciante por la situación de la denunciada, ya que, por si no lo sabe, el de los autónomos son uno de los sectores en los cuales se comete mayor fraude fiscal. Teniendo en cuenta que la dueña de una tienda de barrio cotizará a la SS mediante este régimen -o al menos, es lo más probable- y añadiendo a ello que, estadísticamente, un autónomo defrauda en mayor medida que un 'ciudadano raso' como ya hemos comentado, podemos llegar a la conclusión de que las clases menos favorecidas reciben menor ayuda de la que debieran ya que los autónomos, entre ellos, presuntamente, la denunciante, defraudan a las arcas públicas y con ello el Estado tiene menor nivel de recursos con los que atender estos problemas. Todo esto, que, en cierto modo, no deja de ser cierto, resulta sin embargo un tanto incoherente ¿no cree?

Incoherente es igualmente, pretender deslizar la afirmación de que yo defraudo a una empresa privada, en este caso de telefonía, cosa que, aclaro, no he hecho nunca. Los hechos a los que usted se refieren no pueden calificarse con el verbo 'defraudar', ya que yo en ningún momento he eludido el pago de ninguna cantidad mediante métodos fraudulentos. Es más, ni siquiera he eludido ningún pago. Si no le queda claro el concepto, permítame le remita al diccionario de la RAE, que, probablemente, le aclarará su confusión léxica.

Yendo ahora al fondo de la cuestión, creo que la merma de ingresos sufrida por esta empresa de telefonía a la que alude no habrá repercutido significativamente en un menos pago del impuesto de sociedades, por lo cual los ingresos del Estado no se habrán visto lo suficientemente perjudicados como para negar la ayuda a esta mujer.

Por último, le recuerdo que no le está permitido a la audiencia de un juicio entablar ninguna conversación con los acusados y/o denunciantes, que, por cierto, abandonan la sala antes que el 'público', con lo que, la situación que usted plantea es imposible.

También me gustaría comentarle, que, efectivamente, dono dinero a diversas organizaciones no gubernamentales y que colaboro como voluntario en tareas de trabajo social.

Reciba un cordial saludo,
iker

Jamás dijo...

"...no se si un comedor social es el lugar apropiado para llevar a cuatro niños de 3, 7, 10 y 15 años, habida cuenta de la clase de gente que puedes encontrarte allí".

Llévelos a su casa de usted. Allí aprenderán a engañar (le gusta más) a las compañías telefónicas, amén de a robar dinero a sus padres.
Si tiene problemas de concieencia no me los traspase a mi.
El que escribe se proscribe.

Siga con salud.

iker dijo...

No voy a entrar en la dinámica de ataques personales como respuesta a su comentario.

Si se atreve a debatir seriamente sobre el tema propuesto, sus aportaciones serán más que bienvenidas; sino, mucho me temo que tendré que eliminar sus comentarios.

Un saludo, y, por favor, no sea hipócrita. Si tiene ganas de molestar a la gente, hágalo a la cara y no utilizando internet. Además de ineficaz resulta patético.

Jamás dijo...

¿Desde cuándo hacer referencia a lo que usted ha escrito en sus distintos blogs es un ataque personal?

Deje de amenazar (tendré que eliminar sus comentarios), de adjetivar (hipócrita, patético) y de juzgar intenciones (si tiene ganas de molestar). Cíñase a los hechos, por favor.

Yo me limito a comentar en un blog hasta ahora abierto, del cual, por cierto, usted no es el titular. Si no tolera la libertad, ejerza la censura

Siga con salud.

iker dijo...

No le quepa la menor duda de que haré lo que estime más conveniente y de que aplicaré la censura, si es así como lo quiere llamar, a todos aquellos comentarios que ataquen de forma personal a cualquiera de los autores del blog, falten al respeto, injurien o calumnien a estos o a terceras personas, se hallen fuera de la cuestión planteada, contengan mensajes publicitarios o vayan en contra de los derechos y valores recogidos en nuestro ordenamiento jurídico, haciendo una mención especial a nuestra Constitución. Finalmente, como usted bien dice, no soy el titular de este blog. Mi sección, que cuenta con el pleno respaldo del responsable y autor principal del mismo, consiste en artículos de opinión, no en el relato de mi vida. Por tanto, le aclaro que todo comentario en el cual se haga referencia de forma directa al autor se considerará que está fuera de lugar. Si tan interesado está en mi vida personal, acceda a mi blog y disfrute de su lectura. Permítame aclaraciones finales: primero, que este comentario está redactado mediante el uso de un dispositivo móvil que no me permite extenderme tanto como quisiera. Segunda, le advierto que, por el respeto que tengo hacia el titular de este espacio, bajo ningún concepto toleraré la repetición de una situación de estas características. Un saludo.

Charmed_boy dijo...

Sr. Jamás!

Como dueño del blog me veo obligado a pedirle que deje de meterse con mis colaboradores.
Se lo pido por favor si es que desea poder seguir leyendo las entradas del Sr. Iker. Me es muy fácil prohibirle y restringirle la entrada, no le quepa dura.

Así que o se modera o le tendré que moderar yo.

Jamás dijo...

Sr. Iker

Esta visto que no aguanta una mínima crítica.
Dígame donde están los ataques, las injurias y las calumnias.
Insisto me limito a repetir lo que usted ha escrito en sus anteriores blogs: que engaña a las compañías telefónicas y que se ha quedado con el dinero de sus padres.
Ha escrito 220 palabras y aún dice que no se ha extendido.
Lo que no ha hecho es demostrar que mis afirmaciones son mentiras.

Sr. Charmed_boy.
Me he limitado a comentar en un blog abierto sin faltar el respeto a nadie.
Como usted sabe lo que hace a un blog un instrumento realmente revolucionario es la interactividad. Si no hay interactividad se convierte en un púlpito. Es más no sería más que un mero monólogo.
Me sorprende que un artista como usted tenga miedo a la crítica. Me entristece que no crea en la libertad y se apunte a la censura.
Privatice su blog y dedíquese a los bombos mutuos.
Por mi parte punto final. Pueden contestar lo que quieran no volveré a intervenir.
Como siempre, sigan con salud.

Charmed_boy dijo...

Sr. Jamás,

No estoy hablando de privatizar mi blog. Si hubiera querido algo así, no dude que usted no estaría comentando aquí porque no sabría de la existencia de mi blog.

Mi única pega en contra de todos los comentarios que ha escrito aquí, es que no se ciñen para nada al tema a tratar: que no es Iker, sino lo que ha escrito Iker.

Deje de atacar -y un ataque puede hacerse sin faltar el respeto pero no deja de ser ataque- al sr. Iker, es lo único que pido. Si le apetece comentar, ciñase al tema del debate. No a la persona.

Mis saludos.