jueves, 27 de agosto de 2009

Double Decker Bus Tour: NYC V

Thursday, 25th June 2009

La rutina de esta mañana resulta ser la misma que la de todos los días, pero describamos un poco el edificio donde tomo las clases. Sin duda es moderno, muy moderno. Ascensores rápidos, todo enmoquetado, sillas suntuosas y sofás comodísimos.
Nada más salir del ascensor del quinto piso, te encuentras de sopetón con un gran escritorio en mármol, blanco, y detrás de él a una elegantísima mujer, algo mayor, pero agradable.

Giro a la derecha y me encuentro con una puerta, la atravieso y vuelvo a girar a la derecha mientras continuo por un largo pasillo. A mi izquierda están los servicios y...primera cosa que me llama la atención: una especie de fuentecilla -un grifo, vamos- a la altura de los pies. Pregunto para qué sirve y me cuentan que es para las chicas. Muchas de ellas mojan sus puntas antes de una clase para evitar la rigidez. ¡Las chorradas que se inventan estos americanos, Dios mio!
Sigo mi camino por el pasillo y llego a un gran salón el cuál estaba destinado a los alumnos. Allí había cuatro ordenadores con internet a disposición de todo alumno, sofás, una mesa, sillas... y mucho espacio para calentar.

Las clases resultan duras como las de todos los días pero la tarde se presenta emocionante. Tendremos un paseo en un Double Decker Bus -un autobús rojo de dos pisos, de estos de turismo-, por todo Manhattan y Brooklyn.
Somos demasiados por tanto, la mitad iremos arriba viendo todo el panorama a la ida, y los demás lo harán a la vuelta. Con un poco de suerte, consigo colocarme en la parte de arriba para la ida. Así puedo aprovechar la luz del sol para tomar fotografías. No obstante, no os esperéis fotos tan bonitas como las del Empire State, ya que el bus se mueve y no daba tiempo a tomar buenas fotos.
Una experiencia que creo que no podré repetir. Para mi, una de las mejores. Además es en esta excursión en la que conozco a más gente. Estoy feliz, aunque pasé un frío en el bus...

2 comentarios:

alex dijo...

Tío, esta esperiencia tu no la olvidas en toda tu vida, jajaj... madre mía, que forma de descubrir cosas nuevas, y además aprendiendo. Me encanta percibir la alegría con la que lo cuentas, porque se nota que has sido la persona más feliz en esos días.

Ya te estoy imaginando dentro de 20 años, en una entrevista al gran Bailarín Español, conocido en medio mundo, y recordando esta experiencia tan vital. jeje

Ojala cielo. Tu sigue trabajando así y disfruta mucho, sobre todo disfruta con lo que haces

Un besito

Helín dijo...

Muy bonitas fotografías, y una experiencia irrepetible, sin duda. Me alegro de que lo hayas disfrutado tanto, que se nota que ha sido así por la forma en la que escribes.

Por cierto... lo del grifo... sin comentarios. Ciertamente, a lo americanos les encantan las chorraditas XDD

Besos y cuidate ^^